Eugenio Severin

Eugenio Severin

Cofundador y director ejecutivo de “Tu clase, tu país”. Ha sido consultor internacional en educación para instituciones como UNESCO, BID, Banco Mundial y otras. Fue Especialista Senior en la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo desde el 2008 hasta 2012. Trabajó desde 2003 y hasta el 2008 en la Fundación Chile. Fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de Chile entre el 2000 y el 2002 y luego fue Director Nacional de la Oficina de Asuntos Ciudadanos del mismo Ministerio.

Aprendizaje en tiempos de educación remota

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Tal vez si uno de los fenomenos más complejos en nuestra actual discusión política sea la tendencia a convertir todo en una discusión binaria, sin matices, sólo existe el blanco y el negro, estás de acuerdo conmigo o en mi contra.

Hace pocos días, el Ministerio de Educación publicitó un estudio desarrollado con el Banco Mundial  bajo el título “Los estudiantes del país podrían perder hasta el 88% de los aprendizajes de un año”, focalizando el mensaje en apoyar el insistente llamado del ministro del ramo a retomar prontamente las clases presenciales, apenas las condiciones sanitarias lo permitan.

No cabe ninguna duda de que la disrupción del sistema escolar es un desafío complejo para docentes, escuelas y estudiantes, y por lo tanto, que nada quisiéramos más todos, que la pandemia nunca hubiese llegado, que las clases presenciales nunca hubiesen sido suspendidas y que si tuvieron que hacerlo, esa interrupción dure lo menos posible. Nadie está cómodo con el estado actual.

Sin embargo vale la pena revisar lo que el estudio del Banco Mundial señala, de manera de abordar el problema en su complejidad, y con menos eslógans. El estudio está hecho con instrumento denominado “Country tool for simulating the potential impacts of COVID-19 school closures on schooling and learning outcomes” (Instrumento para simular el impacto potencial del cierre de las escuelas y los resultados de aprendizaje por el COVID-19), que no se explica en detalle, pero que tratándose de una institución seria como el Banco Mundial, asumo que es técnicamente sólido y ha sido calibrado para Chile.

El estudio señala en primer lugar, que la inesperada crisis sanitaria ha producido una disrupción total del sistema escolar, enviando a estudiantes y docentes a sus hogares, y cerrando los establecimientos educacionales. Esto, que puede parecer obvio, es importante porque pone la mirada en el hecho de que la crisis sorprende al sistema escolar externamente y frente a ella, de una día para otro, se encuentra en una condición extraordinaria y nueva.

Lo segundo propuesto por el estudio, es que frente a esta disrupción inesperada, los países deben proponer “medidas de mitigación”, es decir, acciones y recursos que permitan hacerse cargo del nuevo contexto. Describe que las medidas van desde el uso de medios masivos de comunicación (radio y televisión), distribución física de material educativo (textos, documentos, pendrives), conectividad, dispositivos y plataformas en línea.

Y finalmente, en la tercera parte, a partir de datos de encuestas desarrolladas por el Ministerio de Educación entre abril y mayo, y aplicando el instrumento antes señalado, llega a conclusiones preocupantes: “en un escenario donde la interrupción de clases presenciales se prolongue por 10 meses (todo el año escolar), los estudiantes de Chile podrían perder, en promedio un 88% de los aprendizajes de un año. En este escenario, los estudiantes de menores recursos (quintil 1) podrían perder, en promedio, un 95% de sus aprendizajes; mientras que los estudiantes de mayores recursos (quintil 5), podrían perder un 64%”. Además revela que ante el mismo supuesto, “la escolaridad ajustada según aprendizaje en Chile podría caer de 9,6 años a 8,3 años”.

Lo que me llama la atención, es que el objetivo del estudio no es medir el impacto de la ausencia de clases presenciales. Como dijimos antes, esta no es una situación elegida por el sistema escolar ni cómoda para sus actores. 

El estudio explícitamente señala: “Los resultados obtenidos mediante esta herramienta permiten estimar la efectividad de las medidas destinadas a mitigar el impacto del COVID-19, enfocándose en tres factores primordiales para el mantenimiento de las clases a distancia: cobertura por parte del establecimiento de la provisión de educación a distancia; acceso de los estudiantes a la educación a distancia mediante dispositivos tecnológicos; y efectividad del aprendizaje a distancia tomando como medición la capacidad autónoma del estudiante para aprender por medio de educación remota”.

Es decir, el 88% de rezago en los aprendizajes de los estudiantes no es consecuencia de las clases remotas en sí mismas, sino de la mala calidad de las medidas de mitigación que el sistema ha propuesto, especialmente para escuelas, docentes y estudiantes en sectores vulnerables. Tómese por ejemplo que recién el 31 de julio, más de 4 meses después de la suspensión de las clases presenciales, y dos meses después de la aplicación de la encuesta que sustenta el estudio, la Superintendencia de Educación mediante el dictámen 54, autorizó a los colegios municipales y particular subvencionados a utilizar la Subvención Escolar Preferencial (precisamente aquellos recursos destinados a estudiantes vulnerables) para apoyar la enseñanza remota (dispositivos, conectividad y plataformas para estudiantes y docentes).

Si, como el estudio muestra, una parte importante de las escuelas, docentes y estudiantes no tenían las condiciones para tener una buena experiencia de aprendizaje en contexto remoto, y el sistema educativo reacciona tarde y lentamente, los resultados no debieran sorprendernos.

Más bien, debieran animarnos para apurar el paso, para trabajar intensamente para garantizar que hoy, todos los estudiantes y docentes tienen conectividad, dispositivos, plataformas y capacitación para que este tiempo complejo y extraordinario, que nos va a acompañar por varios meses todavía, no siga ampliando brecha de desigualdad y de rezago en el aprendizaje de todos. 

Más del autor

Otra educación para Chile (2/3)

Frente a la estandarización, un nuevo paradigma debiera proponerse sobre la base de la diferenciación. El mundo del siglo XXI, y en particular el desarrollo de la psicología y la neurociencia, ha confirmado una y otra vez que los seres humanos tenemos enormes diferencias entre nosotros, y que eso no constituye un problema, sino una tremenda oportunidad.

Otra educación para Chile (1/3)

La UNESCO propone cinco dimensiones para considerar la calidad de la educación: pertinencia, relevancia, equidad, eficiencia y eficacia. Nuestro paradigma educativo actual es casi ciego a las primeras cuatro dimensiones y solo mide su eficacia, en la que para colmo, sus resultados no son buenos.

Educación remota no es educación virtual

Según datos del Banco Mundial, este esfuerzo ha tenido como resultado, a nivel global, que aproximadamente un tercio de los estudiantes han logrado acceder a una continuidad educativa razonable, otro tercio a experiencias muy pobres, y un tercio no ha tenido ninguna oportunidad de continuidad educativa.

Más para leer

Chile renace: Apruebo triunfa con un 77%

El triunfo es inapelable, potente y claro, el pueblo de Chile habló y con un porcentaje importante de participación dijo que quiere iniciar el camino hacia una Nueva Constitución, una casa de todos y todas.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!