Raul Arrieta

Raul Arrieta

Abogado. Cursó sus estudios de Magíster en Derecho Público en la Universidad de Chile y es Diplomado en Derecho Administrativo por la misma Universidad. Es socio de Gutiérrez & Arrieta Abogados, oficina especializada en derecho y la tecnología. Entre 2001 y 2010 desempeñó diferentes cargos en el Gobierno. Es Profesor de Protección de Datos en la Universidad Central de Chile y Ex-Presidente y Consejero del Instituto Chileno de Derecho y Tecnologías.

Aprovechar la crisis para promover la transformación digital

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Llevamos más de un mes desde que el COVID-19 comenzó a azotar nuestro país y el Gobierno se ha concentrado en tomar medidas para prevenir la expansión de la pandemia, asegurar la continuidad de los servicios estratégicos y medidas en el -ámbito económico, laboral y tributario. Más allá de la evaluación de tales medidas, considero necesario reflexionar en paralelo en torno a cómo estamos en materia de desarrollo digital, lo que nos permitirá estar preparados para enfrentar ésta y otras contingencias, y asegurar la continuidad operacional del Gobierno, las empresas y, en términos generales, del país post crisis.

Desde la Agenda Digital del Presidente Lagos, estamos hablando del año 2002, que ya se consideraban una serie de medidas que no se han concretado y que sin duda permiten garantizar la continuidad de nuestras actividades laborales, comerciales, académicas e incluso sociales. A ello se suma que ha existido consenso político en dichas medidas, ya que fueron incorporadas en las agendas digitales de los Gobierno Bachelet I, Piñera I y Bachelet II.

En la actualidad subsiste esa suerte de consenso transversal respecto a la necesidad de que Chile de un salto mayor en materia transformación digital y con ello fomentar la utilización de la tecnología como instrumento que nos permitiera incrementar la capacidad productiva y su transformación, y así brindar más y mejores oportunidades. No nos podemos quedar dormidos, en la crisis también aparecen nuevas oportunidades. Esta pandemia nos ha ayudado a valorar las herramientas digitales, así como disminuir la brecha cultural entorno al uso de las tecnologías.

Sin embargo, en este momento se hacen más evidentes las brechas que tenemos y se hace urgente las acciones concretas qué permitieran, por ejemplo, generar una verdadera adopción de la documentación y la firma electrónica, la existencia de reconocimiento con mérito ejecutivo del pagaré electrónico y la normativa sobre protección de datos que permitiera asegurar que los grandes esfuerzos que se están haciendo en torno al COVID-19, no se socaven por filtraciones de los datos y terminen por afectar los derechos fundamentales de las personas a causa el tratamiento de su información. Por el contrario, cuando se han ido cumpliendo los objetivos de la agenda digital que el país se trazó, como ocurre con el despliegue de la infraestructura de telecomunicaciones, ahora nos permite tener a gran parte del país con acceso a los servicios de telecomunicaciones. Sin embargo, en mi opinión, hay que reconocer que ello ha sido fundamentalmente debido a la visión de negocios y el despliegue que tiene las redes con el aumento del PIB de los países y no la consecuencia de acciones coordinadas y orientadas a un objetivo de parte de la autoridad. En este momento es justo reconocer el esfuerzo y trabajo qué están haciendo las empresas de telecomunicaciones por mantener un alto estándar de calidad de servicio y con ello permitirnos acceder a los servicios que se mantienen disponibles y que permiten generar una oportunidad real para el teletrabajo, los estudiantes, abastecimiento de alimentos, y, porque no decirlo, también a la entretención.

El gran desafío ahora tiene que ver cómo en tiempos de crisis y de emergencia sanitaria logramos darle sentido de urgencia a las regulaciones en materia digital que sienten las bases para permitir la gran transformación en el uso y acceso de las tecnologías como instrumento para hacer que la crisis impacte lo menos posible en la vida de las personas y mejore de manera permanente la vida de las personas.

Más del autor

Ciberseguridad: ¿Un mes para empezar a tomarse las cosas en serio o sólo para olvidar?

En los últimos días se ha hecho público en la prensa la vulnerabilidad de los sistemas de seguridad de Gobierno Digital que ha permitido el hackeo y sustracción de la Claves Única de millones de chilenos. Este tipo de eventos, desde luego, tiene consideraciones tanto políticas como técnicas que, por su gravedad, deben tomarse muy en serio, cuestión que, aparentemente, el Gobierno no hace.

Documentación Electrónica y Notariado: Quo vadis?

“Dado lo anterior, es indispensable que todos los involucrados y principalmente los notarios no estén renuentes ni ausentes de la discusión, de modo que se genere un diálogo que sea efectivo y que verdaderamente permita incorporar la tecnológica al quehacer de la documentación que requiere intervención de los datarios de fe pública.”

Alineando la protección de datos personales

No hay duda qué ello puede ser altamente popular, sin embargo, creo que es la consecuencia de tener un sistema de Protección de Datos personales que no de garantías y que ha permitido abusos que han terminado de crear un sistema basado en la desconfianza respecto de la forma en qué se trata la información relativa a las obligaciones de carácter económico financiero bancario o comercial.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!