Juan Enrique Pi

Juan Enrique Pi

Abogado, 35 años, sudaca militante y entusiasta de la historia. Los fundamentalistas le dirán que soy un funcionario de la dictadura gay, pero solo quiero un país justo, donde podamos ser libres y vivir en paz.

Arica y Punta Arenas

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Entre Arica y Punta Arenas, las capitales de las regiones que fijan los extremos de nuestro país, hay 5037 kilómetros. A la primera llegué el 1 de febrero, y a la segunda el 6 de marzo; invitado por la Democracia Cristiana para hacer talleres, sobre el proceso constituyente, a dirigentes políticos y sociales de las distintas regiones.

En estos viajes pude constatar algo que ya sabía y es bastante evidente: Chile es distinto en el norte y en el sur. No solo en el paisaje y en el clima (y en las turbulencias que se sienten durante el vuelo), sino también en los acentos y en el sabor del agua. Parecen países distintos, dos espacios ajenos en una misma tierra y que apenas se unen por el dibujo antojadizo de las fronteras, líneas que son indescifrables desde la ventana de un avión. Sin embargo, y esto también es evidente, son el mismo país.

Muchos, este último tiempo, nos hemos sentido en distintos países sin la necesidad de viajar miles de kilómetros. A veces lo hemos sentido caminando solo un par de cuadras. ¿Es por el estallido social? Quizás. Todas nuestras ciudades han sido sacudidas, todas son distintas a como eran unos meses atrás. 
Tal como Santiago, en Arica y Punta Arenas las paredes de los edificios están rayadas y los monumentos gritan consignas. ¿Puede gritarnos un monumento? Claro que puede, para eso existe: para advertir que algo pasó y debe ser recordado. Algo que se descubrió, que se conquistó, que se rompió; y que no podemos olvidarlo. ¿Y nos gritaban nuestras ciudades antes del estallido? Lo hacían. Nos gritaban que éramos países distintos dentro de una misma frontera. ¿Entonces por qué recién ahora nos sentimos a tantos kilómetros de distancia entre nosotros? ¿Acaso no reconocemos los contornos de nuestras ciudades solo porque están rayadas con pintura? Yo creo que no conocimos nunca esos contornos. No quisimos verlos, por comodidad o por vergüenza. En otros casos, por indiferencia, aunque quiero pensar que son los menos. 

Por eso es que requerimos una nueva Constitución nacida en democracia: las instituciones no fueron capaces de canalizar un descontento generalizado, esa acumulación de frustraciones que millones de chilenos y chilenas sintieron (y sienten) al notar que no habría una red de apoyo para cuando las cosas no resulten como esperaban. Algo que tienen en común muchos compatriotas, muy distintos entre sí, que probablemente ni siquiera se conocen ni han cruzado miradas. Compatriotas que quizás piensan muy distinto, pero han sentido el mismo desamparo y la misma incertidumbre; y en eso sus caras se parecen.

Es evidente que no vamos a lograr nunca que Arica y Punta Arenas sean iguales, no tiene sentido intentar algo tan absurdo e innecesario. Pero, al menos, podemos intentar que ambas se sientan parte un mismo espacio, que sepan que no están juntas por el mero dibujo de una línea divisoria de aguas.

¿Se parecen Arica y Punta Arenas? Creo que no, pero algo deben tener en común si en sus paredes rayadas están escritas las mismas palabras.

Más del autor

El desafío de las circunstancias

Porque en las circunstancias de hoy –inéditas para todas las generaciones, sin duda- las recomendaciones se basan sobre el presupuesto de la insuficiencia de la política pública, y la necesidad de su reemplazo por el apoyo personal e inmediato que podamos brindarnos unos a otros.

Construir mayorías

¿Por qué nos cuesta tanto entonces ponernos de acuerdo? ¿Por qué estamos siempre dramatizando al extremo algo que es completamente natural y lógico?

Las falsas dicotomías (de José Antonio y María Pía)

El sexo es verdaderamente seguro cuando no se ejerce. Con esa frase, María Pía Adriasola, la señora del candidato de ultraderecha José Antonio Kast, encendió la pradera virtual de Twitter y se hizo acreedora, en pocos minutos, de memes, chistes, ironías y cuanta forma de festinar se puede crear hoy en día en internet.

Más para leer

La porfía de la dignidad

Uno de los principales hallazgos fue que, junto con el derecho a un salario justo y oportuno (reivindicación histórica que de hecho da origen a la existencia de los sindicatos), se mencionaba fuertemente como demanda el derecho de las y los trabajadores a recibir un trato digno.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!