Recomendados

Recomendados

Artículo de El País: Estados Unidos al borde del abismo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Por Dave Eggers // Contenido publicado en El País

Es agotador vivir aquí. Somos una nación desconcertada, peleada y medio loca. Estados Unidos es una mezcla terrorífica de reality show televisivo, república bananera y Estado fallido. En solo cuatro años hemos perdido de vista todo: el Estado de derecho, un mínimo sentido de la decencia, la verdad y la fe en el Gobierno y la gobernanza nacional. Mientras escribo estas líneas, el presidente de Estados Unidos baila sobre un escenario al ritmo de la música de Village People, en un auditorio abarrotado y en medio de una pandemia que ha matado a 215.000 estadounidenses y seguramente va a matar a algunos de los asistentes.

s agotador vivir aquí. Somos una nación desconcertada, peleada y medio loca. Estados Unidos es una mezcla terrorífica de reality show televisivo, república bananera y Estado fallido. En solo cuatro años hemos perdido de vista todo: el Estado de derecho, un mínimo sentido de la decencia, la verdad y la fe en el Gobierno y la gobernanza nacional. Mientras escribo estas líneas, el presidente de Estados Unidos baila sobre un escenario al ritmo de la música de Village People, en un auditorio abarrotado y en medio de una pandemia que ha matado a 215.000 estadounidenses y seguramente va a matar a algunos de los asistentes.

Hemos tenido 200 semanas así, unas semanas que parecen años, que habrían acabado con cualquier otra presidencia. Estamos hartos de este circo.

Los republicanos se consideran conservadores, pero los años de Trump han sido los más radicales y radicalizadores de la historia moderna de Estados Unidos. Trump y su Gobierno son erráticos, irracionales y reaccionarios y están dispuestos a hacer pedazos cualquier parte de la Constitución que sea un obstáculo para obtener sus caprichos. El lema de Ronald Reagan era que el Gobierno debía ser eficiente pero pequeño, nada entrometido, casi invisible. Pues bien, en estos cuatro años hemos tenido que lidiar a diario con el Gobierno que más se ha inmiscuido en nuestras vidas de toda la historia de nuestro país. Trump está cada día en nuestras narices, contando mentiras y fomentando la discordia y el odio, y lo peor de todo es que su incompetencia absorbe constantemente nuestra atención. Su presidencia es un accidente de automóvil del que llevamos cuatro años sin poder apartar la vista.

El año pasado, mi familia y yo necesitábamos un respiro del caos interminable de la vida en Estados Unidos y nos fuimos a España. A las islas Canarias. Durante tres meses vivimos en La Garita, Gran Canaria; una comunidad de lo más discreta a orillas del océano y alejada de los turistas. Nuestros hijos fueron al colegio allí y todos vivimos una vida totalmente distinta y llena de cordura. La policía no disparaba contra la gente normal en la calle. El presidente no empujaba a sus partidarios a rebelarse contra el Gobierno que se suponía que dirigía él. Cuando necesitábamos asistencia médica, la teníamos y prácticamente gratis.

Y no teníamos que pensar en Trump. Figuraba pocas veces en los informativos locales, en los periódicos locales y en nuestro pensamiento. Hasta el intento de destituirle. Aunque Trump ha cometido un centenar de delitos que son causa de destitución, el Congreso por fin escogió uno concreto, celebró las sesiones correspondientes y ocurrió lo que esperábamos: se inició el proceso de impeachment, pero él permaneció en su puesto. No sé para qué vimos las sesiones en La Garita. Sabíamos que no iba a cambiar nada, y así fue. Cuando Nixon cometió sus delitos, los republicanos y los demócratas estuvieron de acuerdo en que había profanado el cargo de presidente y debía marcharse. Pero ese consenso de los dos partidos sobre el honor y la decencia ha desaparecido. Los republicanos han sido espectadores silenciosos mientras Trump convertía nuestro país en un hazmerreír cleptocrático.

Poco después de que volviéramos a California estalló la epidemia de coronavirus y los peores temores que todos teníamos sobre Trump se hicieron realidad. Hasta la covid-19, sus partidarios podían alegar la fuerza de la economía como prueba de que estaba justificado elegir a un promotor de campos de golf. Pero gobernar significa afrontar racionalmente y con seriedad las crisis, y Trump ha demostrado que un narcisista lunático que desdeña la ciencia, que no puede concebir el sufrimiento de ninguna otra persona que no sea él mismo, es incapaz de dirigir un país en un periodo histórico difícil. El coronavirus no fue real hasta que él lo contrajo; y como no ha muerto, desprecia las vidas de los que sí han fallecido. No se le ha oído decirlo, pero podemos estar seguros de que considera que los difuntos, como los soldados estadounidenses que murieron en acto de servicio, son unos “fracasados” y unos “pringados”.

Hace unos años informé sobre un mitin de Trump en Phoenix, Arizona. Como anticipo de su reacción autoritaria frente a las protestas de Black Lives Matter, la policía de Phoenix, al acabar la concentración, arrojó gas lacrimógeno contra miles de manifestantes (entre los que me encontraba yo). No hubo ninguna provocación, ninguna advertencia. Estábamos de pie pacíficamente detrás de una barricada y, un instante después, empezamos a ahogarnos por culpa de un gas amarillo prohibido por la ONU incluso como arma de guerra. Al día siguiente entrevisté al senador Jeff Flake, uno de los pocos republicanos de las dos Cámaras del Congreso que se había opuesto a Trump y que, por su deslealtad, se vio obligado a retirarse del Senado. “Es una especie de fiebre”, dijo a propósito del trumpismo. “Pero un día, la fiebre bajará”.

Gran parte del resto del mundo, y por supuesto España, ha tenido históricamente relación en mayor o menor medida con el autoritarismo. Pero Estados Unidos —y esto es importante destacarlo— nunca ha tenido un presidente autoritario. Incluso los presidentes que procedían de las fuerzas armadas, como Ulysses S. Grant y Dwight D. Eisenhower, han sido muchas veces los que más criticaban y desconfiaban de todo lo militar y del peligro de politizarlo. En general, los más peligrosos han sido los diletantes como George W. Bush y ahora Trump. Este último ha utilizado el ejército, la Guardia Nacional, la policía local e incluso a agentes federales de paisano para intimidar a los manifestantes. “Fuerza aplastante. Dominio”, tuiteó el 2 de junio sobre la represión de las protestas en Washington, la noche después de que hubiera ordenado dispersar con violencia a los manifestantes para poder posar con una Biblia en la mano.

Estos horrores no han disminuido el apoyo que le prestan sus fieles seguidores. En la mayoría de las democracias liberales —espero—, esas tácticas despóticas significarían el final de su presidencia. Pero lo que ha puesto de manifiesto el mandato de Trump es que, en realidad, muchos estadounidenses no están comprometidos con la democracia. Están entregados a mantener el orden y el statu quo. Después de la elección de Trump, los sociólogos descubrieron que el principal rasgo que compartían sus partidarios no era la afición al maquillaje anaranjado y el tinte de pelo amarillo, sino el gusto por el autoritarismo. Preferían a un líder fuerte y autocrático antes que el proceso de construcción de consensos, a menudo lento y caótico, inherente a la democracia. Preferían la sencillez, la rigidez y la obediencia. Hasta que llegó a la presidencia, nunca habría dicho algo así, pero ahora estoy seguro de que al menos la cuarta parte de nuestro país preferiría una autocracia trumpiana permanente que una verdadera democracia.

Hay mucho trabajo por delante, empezando por la educación. Son demasiados los estadounidenses que, en realidad, no comprenden la democracia ni la seriedad del arte de gobernar. Desde hace décadas hemos mezclado tanto la fama y la política que la mayoría de la gente no distingue entre las dos cosas. En el primer mitin de Trump al que asistí, en plena campaña, en un aeropuerto de Sacramento, los asistentes se quedaron deslumbrados al ver llegar al personaje de los reality shows en su avión privado. Se rieron de sus chistes y le hicieron fotos con su gorra roja. No hubo nada remotamente parecido a una discusión seria sobre temas importantes o sobre la Administración. Más bien, se dedicó a hablar mucho rato sobre uno de sus campos de golf.

No tiene nada de malo que la gente vaya a un aeropuerto a ver a un personaje de televisión. Pero votar para que él dirija el país es señal de que no sabemos lo que es gobernar y de que no nos tomamos en serio a nosotros mismos, nuestra nación ni nuestra historia. Y ese es un fracaso del que somos responsables todos como padres, educadores y ciudadanos. Ya seamos republicanos o demócratas, debemos considerar la labor del Gobierno como algo noble y sagrado. Debemos recuperar el sentido de que todas las tareas de gobierno, sean grandes o pequeñas, deben llevarse a cabo con dignidad y sobriedad, que los líderes que elegimos deben ser los mejores, los más razonables, los de carácter más estable.

En las elecciones de 2016, Hillary Clinton obtuvo los mejores resultados en las partes de Estados Unidos con más nivel educativo. De los 50 condados con más nivel, venció en 48. A la inversa, Trump tuvo los mejores resultados en las zonas con el nivel educativo más bajo. De los 50 condados con menor nivel, ganó en 42. Así que tenemos mucho que hacer. No necesitamos un Gobierno elitista, pero sí que sea competente, utilice la razón y respete la ciencia. Que en 2020 tengamos que recordar los principios de la Ilustración es trágico, pero así estamos. Que Estados Unidos acabe de obtener cinco premios Nobel más la semana pasada, mientras nuestro presidente rechaza el conocimiento científico, ¿qué es? ¿Tragedia o ironía?

Hablando de ciencia: el cambio climático ha hecho que en California, en los últimos cinco años, los incendios descontrolados se hayan convertido en parte permanente de nuestras vidas. Como el Estado se ha vuelto cada vez más seco y caluroso, cada otoño trae consigo nuevos incendios; este año se han quemado ya más de 12.000 kilómetros cuadrados. Para millones de residentes en las zonas más afectadas se ha vuelto esencial tener lista una bolsa de viaje, la maleta con artículos de primera necesidad que cada familia californiana debe tener a mano por si nos evacúan de un momento para otro. El 27 de septiembre estaba visitando a unos amigos en St. Helena, a una hora al norte de San Francisco, cuando estalló un incendio en el que acabaron ardiendo más de 240 kilómetros cuadrados. Les ayudé a meter sus cosas en el coche y se fueron mientras veíamos arder las llamas sobre un promontorio cercano.

Pero existe otro tipo de bolsa de viaje para millones de estadounidenses, que es la mochila con la que cargaremos si Trump vuelve a ganar. Su victoria querrá decir que Estados Unidos ha desaparecido. Que nos hemos rendido. Que nada significa ya nada y que hemos preferido ser una idiocracia sin civilizar.

Muchos se irán a Canadá, una versión más fría pero más sensata de Estados Unidos. Muchos amigos nuestros están estudiando las leyes de inmigración de Nueva Zelanda y Australia. En nuestra familia estamos pensando volver a La Garita. Conocemos los colegios, nos sabemos los menús de todos los restaurantes locales, estamos familiarizados con el Alcampo de Telde y conocemos también el apacible paseo marítimo por el que caminábamos como seres civilizados en una sociedad racional. Qué sensación tan buena.

Cronología Era Trump

2016

14 de enero. El arquitecto chileno Alejandro Aravena gana el premio Pritzker.

3 de febrero. Beyoncé convierte su actuación en la Superbowl en una declaración antirracista.

28 de febrero. El mexicano Alejandro González Iñárritu gana el Oscar al mejor director por El renacidoSpotlight, mejor película.

18 de abril. El saxofonista Henry Threadgill gana el premio Pulitzer por el disco In for a Penny, In for a Pound.

16 de junio. Lin-Manuel Miranda gana 11 Tonys por el musical Hamilton.

24 de septiembre. Barack Obama inaugura en Washington el Museo Nacional de Arte y Cultura Afroamericana, proyectado por los arquitectos David Adjaye, J. Max Brond Jr. y Philip Freelon.

3 de octubre. Bob Dylan gana el Nobel de Literatura.

25 de octubre. Paul Beatty gana el Booker por El vendido.

8 de noviembre. Donald Trump es elegido 45º presidente de Estados Unidos.

2017

20 de enero. Donald Trump jura el cargo.

21 de enero. Marcha de las mujeres en Washington.

31 de enero. Paul Auster publica la novela 4 3 2 1.

3 de febrero. El MoMA cuelga obras de artistas de países del veto migratorio de Trump.

14 de febrero. Emil Ferris publica Lo que más me gusta son los monstruos, Premio Eisner de Cómic.

26 de febrero. La película Moonlight, dirigida por Barry Jenkins, gana el Oscar.

28 de febrero. Timothy Snyder publica el panfleto Contra la tiranía.

1 de marzo. El estudio catalán RCR gana el Pritzker de arquitectura.

10 de abril. Colson Whitehead gana el Pulitzer por la novela El ferrocarril subterráneo.

14 de abril. Kendrick Lamar publica el álbum DAMN.

10 de mayo. Mark Bradford representa a Estados Unidos en la Bienal de Arte Venecia.

17 de octubre. Lincoln en el Bardo, de George Saunders, gana el Premio Booker.

29 de junio. Naomi Klein publica el ensayo Decir NO no basta.

5 de octubre. Denuncias de acoso sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein. Días después surge el movimiento Me Too.

2018

29 de enero. Estreno de la película Black Panther.

11 de febrero. This is América, de Childish Gambino, Grammy a la mejor canción.

4 de marzo. La forma del agua, dirigida por Guillermo del Toro, gana el Oscar. Del Toro gana también el premio a mejor director.

18 de mayo. Con 110.500.000 dólares, una pintura de Jean-Michel Basquiat se convierte en la obra más cara de un artista estadounidense jamás vendida en una subasta.

22 de mayo. Muere el novelista Philip Roth.

30 de julio. El Museo de Arte de Baltimore vende cuadros de Warhol y Rauschenberg para adquirir obras de artistas afroamericanos.

13 de noviembre. Michelle Obama publica sus memorias, Becoming (Mi historia).

24 de diciembre. El puertorriqueño Bad Bunny publica el álbum X100PRE.

2019

18 de enero. Shoshana Zuboff publica el ensayo La era del capitalismo de la vigilancia.

12 de febrero. La mexicana Valeria Luiselli publica Lost Children Archive, luego traducida al castellano como Desierto sonoro.

24 de febrero. Green Book, dirigida por Peter Farrelly, gana el Oscar. El mexicano Alfonso Cuarón, mejor director por Roma.

29 de marzo. Billie Elish publica el álbum When We All Fall Asleep, Where Do We Go?

20 de mayo. La serie Juego de tronos emite su último episodio.

7 de agosto. La Metropolitan Opera de Nueva York y su exdirector, James Levine, pactan su despido por casos de abusos sexuales.

7 de septiembre. Joker, dirigida por Todd Philips, gana el León de Oro en el Festival de Venecia.

14 de octubre. Muere el crítico literario Harold Bloom.

21 de octubre. El MoMA de Nueva York reordena sus colecciones para dar cabida a obras de mujeres y afroamericanos.

2020

26 de enero. Muere Kobe Bryant, jugador de Los Angeles Lakers.

7 de febrero. El senado absuelve a Trump en el proceso de impeachment.

9 de febrero. Parásitos, dirigida por el surcoreano Bong Joon-ho, gana el Oscar.

11 de marzo. LA OMS declara la pandemia a nivel mundial por coronavirus.

5 de mayo. Colson Whitehead gana el Pulitzer por la novela Los chicos de la Nickel.

25 de mayo. Un policía de Minneapolis asfixia a George Floyd poniéndole la rodilla en el cuello.

19 de junio. Bob Dylan publica el álbum Rough and Rowdy Ways.

18 de septiembre. Muere la jueza del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg.

12 de septiembre. Nomadland, dirigida por Chloé Zaho, gana el León de Oro en Venecia.

6 de octubre. La poeta Louise Glück gana el Nobel de Literatura.

23 de octubre. Bruce Springsteen publica el disco Letter to You.

3 de noviembre. Elecciones presidenciales.

Más del autor

Más para leer

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!