Andrés Villar

Andrés Villar

PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge. Cientista Político de la Universidad Católica, con estudios en Science-Po París. Volví para trabajar como Investigador en FLACSO-Chile. Fui Analista del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tras finalizar mis estudios doctorales trabajé como Investigador Asociado en el Centre for Rising Powers(Universidad de Cambridge). Lo mío son las Relaciones Internacionales.

Celebrando 75 años de Naciones Unidas: ¿Qué señales da Chile?

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El viernes 26 de junio se cumplieron 75 años de la firma de la carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU), un documento que estableció el experimento más grande y de mayor duración en el ámbito de la cooperación política internacional de la historia moderna. Y Chile, junto a otros 50 países, fue uno de los primeros signatario de la Carta, estableciendo una clara vocación multilateralista en su política exterior, la cual ahora se ha puesto entredicho. 

Sin embargo, Naciones Unidas conmemora este aniversario bajo un espectro de incertidumbre sobre su futuro. La estructura diseñada para los desafíos y riesgos del siglo XX, parece no adaptarse a la velocidad de las necesidades globales del siglo XXI. El caso de la pandemia COVID-19 da luces de sus limitaciones. 

Con todo, en el marco de la historia de las relaciones internacionales, la ONU ha logrado construir y consolidar una red de regímenes internacionales que ha logrado reducir la violencia, el hambre y dar estabilidad a la comunidad de sus estados miembros. Y si bien no ha sido muchas veces capaz de articular consensos para destrabar históricas disputas entre países, en el último tiempo ha tenido la capacidad de ser un espacio multilateral para enfrentar la crisis climática y ser el responsable de dar una respuesta humanitaria a los refugiados separados de sus tierras ya sea por conflictos o desastres naturales. 

Los observadores de la ONU, y en eso la OEA ha jugado un papel clave, han ayudado a garantizar elecciones libres y justas, las Operaciones de Paz han intervenido donde pocos países lo harían solos, y sin el Tratado de No Proliferación, muchos más países tendrían hoy armas nucleares. Pero, por otro lado, es difícil pensar en una mayor crisis institucional que la del Consejo de Seguridad, el organismo más poderoso de la ONU, el cual ha sido más bien un escenario para que rivales como Estados Unidos, Rusia y China simplemente veten las iniciativas de los demás. No pudo evitar los genocidios en Ruanda, Darfur y más recientemente Myanmar, y fue incapaz de frenar la invasión estadounidense de Irak en 2003 o la anexión rusa de Crimea una década después. Lamentablemente, no ha hecho casi nada en Siria. 

En este cuadro, las grandes interrogantes que quedan por vislumbrar son tres. 

Primero, la distribución del poder en la ONU. La organización sigue estancada en 1945: Francia y el Reino Unido siguen siendo miembros permanentes del Consejo de Seguridad, que tiene un solo miembro permanente de Asia (China), y ninguno de África, Medio Oriente o América Latina. 

Segundo, ¿quién va a pagar por la ONU? El presupuesto ordinario de la ONU está cubierto por contribuciones obligatorias de todos los estados miembros, pero la mayoría de las agencias de la ONU dependen de contribuciones voluntarias. Este financiamiento discrecional ya estaba en alto riesgo, y es probable que disminuya aún más a medida que el coronavirus reduzca los presupuestos nacionales. Las agencias de la ONU tendrán que encontrar el dinero en otra parte y al parecer será China, y no Estados Unidos, quien llene ese vacío. 

Tercero, ¿COVID-19 ayudará o perjudicará a la ONU? Por un lado, una crisis mundial de salud pública subraya la importancia de precisamente el tipo de cooperación internacional que la ONU debe fomentar. Y a medida que la pandemia se profundiza en todo el mundo en desarrollo, la ONU debería desempeñar un papel importante en la gestión de impactos simultáneos que tendrán en salud pública y en lo económico-social, siendo Latinoamérica uno de sus principales focos. 

Ante este escenario crítico de la ONU, Chile necesita acciones colectivas internacionales que promuevan reglas claras, comprehensivas y transparentes, privilegiando el derecho y el multilateralismo por sobre las respuestas unilaterales.

Chile debe ser un agente que promueva el fortalecimiento y renovación de la ONU. No solo se trata de defender principios y normas internacionales, sino que también una necesidad ante los desafíos globales que enfrentamos como comunidad de estados. Es por ello, que las decisiones de Chile en este último tiempo son confusas y preocupantes. Un país pequeño como Chile, que se reinsertó exitosamente internacionalmente en 1990 promoviendo valores liberales, toma medidas de encapsulamiento (cierre de embajadas) y crítica los informes internacionales de Derechos Humanos de la OEA (CIDH). Cada acción internacional tiene consecuencias a su prestigio, y al parecer, Chile todavía no se da cuenta que una política exterior nacionalista y con mentalidad del siglo XIX juega no solo en contra de su posicionamiento y status internacional, sino que también y más importante, de sus ciudadanos. La región, Chile incluido, no tiene muchas opciones para luchar contra el crimen organizado, el tráfico o enfrenar la crisis climática que no sea a través de plataformas de concertación política internacionales.

Más del autor

América Latina y Estados Unidos: post 2020

A diferencias de otras regiones, entre América Latina y Estados Unidos existen mayores márgenes de acción para una convergencia de interés. Bajo una nueva administración, se abre una ventana de oportunidades para retomar el diálogo multilateral para enfrentar la crisis climática y apoyar recuperación económica de la región.

Chile frente a las tensiones entre Estados Unidos y China

Chile debe promover una relación funcional con ambas potencias. Es decir, el país debe continuar afianzando su alianza con EE.UU. en las áreas políticas y estratégicas, dejando a China una mayor preponderancia en las dimensiones económica-comerciales.

Política Exterior y Proceso Constituyente

¿Cuáles serían las ventajas estratégicas de un Congreso con mayores atribuciones en la formulación de la política exterior? En momentos que la ciudadanía demanda mayores espacios de participación, las fuerzas progresistas tienen la responsabilidad de iniciar un debate.

Más para leer

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!