Andrés Villar

Andrés Villar

PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge. Cientista Político de la Universidad Católica, con estudios en Science-Po París. Volví para trabajar como Investigador en FLACSO-Chile. Fui Analista del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tras finalizar mis estudios doctorales trabajé como Investigador Asociado en el Centre for Rising Powers(Universidad de Cambridge). Lo mío son las Relaciones Internacionales.

Chile frente a las tensiones entre Estados Unidos y China

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Las tensiones que se han generado entre los dos jugadores más importantes en la escena mundial, China y Estados Unidos, enfrentan a los países a considerar estrategias que simulan desde continuidad hasta alineamiento. Chile no está exento de lo mismo, y es posible afirmar que lo ideal sería no tener que definir la existencia de un único aliado, sin embargo, en lo relativo a las relaciones económicas y políticas hay poco espacio.

Para Chile, y la región, la generación de incentivos a la inserción internacional, en un contexto de cambios en la correlación de fuerzas, seguirá condicionada a partir de intereses estratégicos y económicos. El estratégico se vincula a EE.UU., que seguirá siendo la única potencia con intereses e influencia relevantes en nuestro hemisferio en mediano-largo plazo. El económico está enlazado a la evolución de las economías estadounidense y, en particular, a la china, países cuyos mercados pueden funcionar como impulsores del crecimiento latinoamericano. En este cuadro, ¿qué futuro le espera a Chile en sus relaciones con el ineludible EE.UU. y la consolidación de China en el contexto internacional? ¿Cómo lidiar con las presiones de ambos países en función de los intereses nacionales?

Una política exterior debe considerar la dimensión económica, pero como un elemento más de su estrategia al establecer alianzas o preferencias con las grandes potencias. En especial en un sistema plagado de tensiones y contradicciones, en donde el ajuste del sistema global puede tener más dificultades que oportunidades si no se afronta estratégicamente. 

En este complejo contexto internacional, Chile debe promover una relación funcional con ambas potencias. Es decir, el país debe continuar afianzando su alianza con EE.UU. en las áreas políticas y estratégicas, dejando a China una mayor preponderancia en las dimensiones económica-comerciales como la exportación de materias primas. 

En mundo cada vez más fragmentado, tanto en sus nociones de poder como de liderazgos, las opciones y márgenes de acción son más limitados para países como Chile. Es por ello que el apoyo irrestricto al multilateralismo y al Derecho Internacional deben ser los ejes ordenadores y las alternativas para subsanar esa reducción de espacios a los que nos vemos enfrentados. 

En efecto, la crisis global por la que estamos atravesando agudiza la percepción de que existe una pugna hegemónica entre estas potencias y parece abrir un debate en temas como el multilateralismo, la participación del Estado en la economía y las ventajas de la liberalización comercial. La posibilidad de que alguno de estos jugadores pretenda que los países definamos lealtades, con consecuencias económicas y políticas, está presente en los diferentes análisis. Y es en estos temas claves, que las fuerzas progresistas necesitan empezar a debatir para ir delineando una nueva hoja de ruta a nuestra política exterior. 

Por de pronto, resulta fundamental no dejar que América Latina se vuelva un lugar de disputa entre Estados Unidos y China, ese tendría que ser uno de los desafíos políticos de la institucionalidad de la política exterior de Chile. Sin duda es algo difícil dada la fractura actual en la región, no por ello nos inhibe la posibilidad de debatir con creatividad y realismo diferentes opciones. 

En este contexto, una política exterior progresista debería consolidar y desarrollar, sustentado en criterios de autonomía y, a la vez, con pragmatismo la búsqueda de convergencias en áreas de interés mutuo con las grandes potencias. Pero tal vez con mayor fuerza y creatividad, la necesidad y oportunidad para posicionarse desde la región en temas globales y la construcción de alianzas ad-hoc que generen espacios de acción para países pequeños como el nuestro que nos ayuden a construir una política de no tener que optar. 

Más del autor

Política Exterior y Proceso Constituyente

¿Cuáles serían las ventajas estratégicas de un Congreso con mayores atribuciones en la formulación de la política exterior? En momentos que la ciudadanía demanda mayores espacios de participación, las fuerzas progresistas tienen la responsabilidad de iniciar un debate.

Trump y su Política Exterior: de bufón a matón

Chile y la región, tendrán que considerar qué tipo de relaciones concebirá con Estados Unidos. Porque lamentablemente, un potencial triunfo de Biden no implica necesariamente un cambio radical en la aproximación aislacionista que se va consolidando en Estados Unidos.

¿De qué lado de la historia estarás?

La encrucijada está definida en la agenda: nacionalismos versus sociedades multiculturales; supremacía del derecho nacional versus el derecho internacional y acciones unilaterales versus colectivas. Y por primera vez, las fuerzas conservadoras han empezado hacer Política Exterior con mayúscula.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!