Nicolás Guzmán

Nicolás Guzmán

Abogado viñamarino de la PUCV. Magister en Derecho PUCV y Magíster en Derecho Laboral y Seguridad Social UAI. Con diplomados en Derecho Ambiental, Derecho de la Función Pública, Derecho de la Contratación Pública, Derecho Municipal, Gestión Municipal y Políticas Públicas para Gobiernos Locales. Ha sido abogado de la Prosecretaría General de la PUCV y asesor del Programa de Asistencia Legislativa del Instituto Igualdad. Actualmente se desempeña como Director Jurídico de la Municipalidad de Valparaíso. Comprometido con la construcción de verdaderos Gobiernos Locales.

Chile no es una burbuja

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El 25 de octubre de 2020, en Chile, vivimos el triunfo de la democracia. Pero en una parte de nuestra República, -como diría el Presidente- “hay una realidad muy distinta al resto del país”. Y es que además de Colchane y la Antártica, hay tres comunas de Santiago donde ganó la opción “Rechazo”: Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea.

Pero ¿qué significó ese voto Rechazo? Significó un intento desesperado de mantener sus privilegios a cualquier costo. Significó que en Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea se quiere mantener la mayor concentración de poder político y económico de nuestro país, manifestación de la centralización que nos ahoga. Significó que en ese rincón particular, la homogeneidad de sus habitantes haga que finalmente se conviertan en élite.

Es esa burbuja la que les hace crear realidades paralelas, invisibilizando la realidad del verdadero Chile y haciéndolos creer que aquella es el único modelo a seguir.

¿Cuál es la consecuencia?: una abrumadora segregación social y geográfica que profundizan la desigualdad en nuestro país.

Es que esas comunas, muy amigas del libre mercado, desconocen –al contrario de los bien informadas que supuestamente estaban según la coordinadora del rechazo- que un poco más allá hay demandas sociales que se han levantado desde los territorios en torno a la salud, trabajo, pensiones, agua, educación, medio ambiente, igualdad entre hombres y mujeres, población mestiza y originaria, han configurando un malestar social que afecta directamente las vidas de la mayoría.

Justamente más allá, en las comunas más periféricas de Santiago y de regiones, hay menos oportunidades y menor calidad de servicios, y ellas son las que han sido más postergadas por el Estado, pero a la vez más fortalecidas por las organizaciones sociales que le dieron el triunfo al Apruebo.

Un Apruebo transversal y que expresó la oportunidad de construir una nueva estructura institucional que responda a los problemas, necesidades y vulnerabilidades propias de los territorios que han quedado rezagados del desarrollo, ya sea desde la lucha por el derecho a una vivienda digna, hasta la lucha por la protección del medio ambiente.

Pero Lo Barnechea, Vitacura y Las Condes están también en muchas partes de Chile, en donde se construyen micro realidades paralelas a las vividas por la mayoría, y Viña del Mar no es la excepción. Acá, en Viña del Mar, con el Plebiscito se inauguró una nueva circunscripción electoral con un triunfo del Rechazo: Reñaca Bajo. Eso, no es más que una demostración de la pérdida del equilibrio entre plan y el cerro que se había logrado en antaño y que durante el transcurso de los últimos años se rompió.

Por lo anterior, dentro de los muchos desafíos constituyentes, encontraremos la redefinición del mecanismo de redistribución solidaria de los ingresos propios entre las municipalidades del país, llamado Fondo Común Municipal, ya sea aumentando los recursos del mismo a través de aportes fiscales o de una distribución más equitativa de aquel a través de modificaciones a la fórmula distributiva, de manera de aumentar los recursos para las comunas más vulnerables.

Mientras tanto, en el resto de Chile, seguiremos abrazando el triunfo de la esperanza y optimismo de un futuro más justo y democrático, recorriendo el camino hacia una nueva Constitución.

Más del autor

No más toque de queda

El toque de queda es un mecanismo que nos pretende controlar mediante el miedo. Pero no nos ganará el toque de queda, porque ya demostramos que no tenemos miedo.

Unidad para la construcción de mayorías. El Partido Liberal sale del Frente Amplio

Para el Partido Liberal de Chile, el juramento de la Sociedad de la Igualdad está más vigente que nunca, lo que refleja la forma en como entendemos la política: reconociendo la soberanía de la razón como autoridad de autoridades; la soberanía del pueblo como base de toda política; y el amor y la fraternidad como vida moral.

Más para leer

El vórtice de Baquedano

Hace tiempo que los monumentos ecuestres tienen una fetidez estética, nacionalista, militar y heroica con poca sintonía con la sensibilidad del presente.

Impresentable deliberación

Lo curioso es que estas declaraciones se dan frente a una escultura ardiente, pero nada se dice cuando sus miembros son procesados por graves violaciones a los derechos humanos o a robo de caudales público, ni mal uso de bienes fiscales.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!