Pablo Gutierrez

Pablo Gutierrez

Abogado con estudios en Derecho Constitucional y Derecho Regulatorio Ambiental, con una vasta experiencia nacional e internacional en reformas institucionales y cambios regulatorios en diversos sectores del Estado.

Chile salió del grupo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

La “primavera chilena” está buscando incesantemente la respuesta a la pregunta central: ¿Porqué explotó Chile? La relevancia de esta pregunta, radica en que permitirá dar luces del camino que nuestro país debe explorar para construir su nuevo camino de desarrollo, superar este conflicto social y comenzar a construir un nuevo país. En esta búsqueda de respuestas, muchos lideres sociales, políticos o empresariales, caen en la tentación de la “lista de compras” o en el anhelado cambio constitucional. Desde esta perspectiva, es altamente probable que todos tengan algo de razón, en términos que la situación de la seguridad social es una urgencia que debemos atender, así como, construir un nuevo pacto social que se plasme en un nuevo texto constitucional…o tal vez, ninguno la tenga.

A medida que se desarrollaba este proceso social, con todas las aristas conocidas, como fueron las manifestaciones populares llenas de alegría, al tiempo que ardían algunas calles o los restos de alguna estación de metro santiaguino, los chilenos y chilenas intercambiaban puntos de vistas en las más diversas formas: en las comidas familiares, en los grupos virtuales de chat y, los menos, en el trabajo. Lentamente, a medida que los días y masividad avanzaban, el tono, las formas y posturas de muchos se fueron radicalizando, haciendo aflorar el peor de los fantasmas de una democracia: la intolerancia. Es entonces que vimos como la falta total del hábito del dialogo colectivo, sobre la “cosa pública”, nos comenzaba a pasar la cuenta.

Este fenómeno del debate en la plaza pública, dada la potencia del movimiento social, de naturaleza virtuosa por definición, comenzó a mostrar los contornos de una convivencia marcada por la intolerancia e individualismo…esa fractura colectiva corresponde a la mayor deuda de la transición: la destrucción del tejido social. El deterioro consciente de las formas de organización social, fue producto del temor a la potencia que estas habían adquirido en los últimos años de la dictadura y, puestos en el escenario de una frágil democracia, pudiera constituir un riesgo para la progresividad y parsimonia que exigía la reconstrucción institucional nacional.

La práctica del debate democrático nos abandonó hace un rato largo. La lógica de la trinchera, la descalificación e insulto, sin siquiera entender lo que plantea un alter ego, se ha ido potenciando e instalando con fuerza, al alero de la mayor representación, donde resulta más importante buscar el aplauso de la “barra” propia, que la construcción de miradas colectivas, donde se integren diversas visiones de país. La Gran Marcha del pasado viernes, no necesariamente refleja la unidad de propósitos. En cambio representa una potente muestra de quienes se han sentido marginados del debate público y exigen de quienes toman las decisiones por el colectivo, que por cierto no estaban invitados, que consideren sus voces.

Por ello, para quienes creemos firmemente en el sistema democrático, esta “primavera” debe colocar en el centro la arquitectura institucional las nuevas formas de dialogo social, no sólo como un ejercicio de registro acumulativo de posiciones definidas, sino de la deliberación democrática, en cuanto proceso de construcción tolerante y colectivo…para evitar que Chile salga del grupo.

Más para leer

Mantener los ingresos de los hogares chilenos

En simultáneo a las medidas sanitarias es necesario mantener los ingresos de los hogares chilenos y la sobrevivencia de muchas empresas, principalmente medinas y pequeñas.

Todos somos todos

La experiencia de Italia y España nos evidenció que dichos países perdieron el partido en los primeros 5 minutos. Quizás por eso que resulta tan incomprensible el numerito del Presidente de la República con su foto en la zona cero de los incidentes con motivo del 18/10.

Virus peligroso

Hay una estrategia sanitaria para enfrentar el COVID19, lo que no hay una estrategia política para enfrentar la crisis económica y social que este acarreará.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!