Andrés Villar

Andrés Villar

PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge. Cientista Político de la Universidad Católica, con estudios en Science-Po París. Volví para trabajar como Investigador en FLACSO-Chile. Fui Analista del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tras finalizar mis estudios doctorales trabajé como Investigador Asociado en el Centre for Rising Powers(Universidad de Cambridge). Lo mío son las Relaciones Internacionales.

¿De qué lado de la historia estarás?

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

En la década de los noventas la agenda internacional delineada por Estados Unidos y los países europeos, y que fluía a través de los organismos internacionales, consistió en promover un orden liberal sustentado en la democracia, libre mercado y promoción del multilateralismo. Chile, al igual
que varios países en desarrollo, convergieron y promovieron esos mismos intereses y principios. Por algunos años, no hubo mucho debate y cuestionamiento. Eran los años de bonanza de la globalización.

Pero poco a poco, nuevas temáticas se fueron tomando la agenda como las intervenciones humanitarias y problemas globales como el medio ambiente. Fue así como llegamos a cuestionar principios sagrados como no la intervención en asuntos internos versus la defensa y protección de los derechos humanos en el marco de un nueve eje: la Responsabilidad de Proteger. Ahora todo sería distinto. Si un gobierno no era capaz de respetar derechos mínimos de sus ciudadanos, la comunidad internacional a través del Consejo de Seguridad podía, si así lo acordaba, intervenir militarmente dentro de un país. Si bien no fue algo que se llevó a cabo de manera sistemática en cada país que violaba determinados principios, y con ello desnudaba cierta hipocresía de las grandes potencias, la señal era clara para la comunidad internacional. El respeto por los Derechos Humanos se posicionó como un tema relevante para el conjunto de la comunidad internacional.

Las posteriores crisis económicas globales y la incapacidad de las grandes potencias y los organismos internacionales de dar respuesta a problemas tradicionales de guerras y conflictos regionales derivaron en masivas crisis humanitarias de refugiados y migraciones que cambiaron rápidamente la agenda internacional. Lo anterior, como es conocido, dio pie al surgimiento de populismos en Europa y a personajes como Trump. El prestigio de los organismos internacionales cayó y la valoración por nociones de sociedades abiertas se cerró literalmente. Y América Latina, y Chile, no han estado exentos de estos debates y acciones.

La encrucijada está definida en la agenda de política exterior: nacionalismos versus sociedades multiculturales; supremacía del derecho nacional versus el derecho internacional y acciones unilaterales versus colectivas. Al respecto, observamos con asombro que las fuerzas conservadoras han empezado hacer, por primera vez, Política Exterior con mayúscula. Marcando una hoja de ruta que cuestiona ciertos valores y principios universales. Algunos nunca han creído en la importancia de los organismos internacionales, lo cual es legítimo, otros creemos que es contrario a los principios e intereses que países como Chile ha promovido.

El debate está abierto y las fuerzas progresistas y conservadoras de cada país tendrán que tomar una opción. Los consensos de política exterior parecen caerse como un castillo de naipes, ¿De qué lado de la historia estará la política exterior de Chile en los próximos años?

IMAGEN: Pintura al óleo del pintor peruano Fernando de Szyszlo (1925-2017)

Más del autor

Política Exterior y Proceso Constituyente

¿Cuáles serían las ventajas estratégicas de un Congreso con mayores atribuciones en la formulación de la política exterior? En momentos que la ciudadanía demanda mayores espacios de participación, las fuerzas progresistas tienen la responsabilidad de iniciar un debate.

Trump y su Política Exterior: de bufón a matón

Chile y la región, tendrán que considerar qué tipo de relaciones concebirá con Estados Unidos. Porque lamentablemente, un potencial triunfo de Biden no implica necesariamente un cambio radical en la aproximación aislacionista que se va consolidando en Estados Unidos.

Difusión del poder

La manera en que los países ejercen y definen su poder y los propósitos que buscan han cambiado. Se ha redefinido quiénes son los que ostentan status y prestigio. En este incierto escenario internacional, Chile necesita certezas para confirmar principios e intereses y la lucidez, creatividad y pragmatismo para redefinir objetivos y alianzas.

Más para leer

Se me muere un poco la ideología

“Un colega compartió un texto, de Quino supuestamente (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo.”

Artículo de Página 12: Murió Quino, el creador de Mafalda

Joaquín Salvador Lavado tuvo una extensa y aclamada carrera que lo llevó a recibir distinciones como la Orden Oficial de la Legión de Honor en Francia y el Premio Príncipe de Asturias en España. “Cuando pienso en que voy a abrir el periódico y no van a estar mis dibujos, me da más angustia y sigo dibujando. Es como ese jefe de estación que se jubila, pero vuelve todos los días para ver si los trenes pasan a horario”.

Artículo de El País: Vivian Gornick: “Estar sola es una postura política”

Observadora aguda y mordaz, la autora de Apegos feroces repasa su trayectoria feminista, celebra el rol cada vez más poderoso de la mujer y alerta de peligros como el dogmatismo, la corrección política o la “furia” emocional. Le preocupa la “cultura del rollo de una noche” y —dos veces separada— sostiene que estar sola es una postura política.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!