Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

De símbolos y esperanza: quizás lo más distintivo de la especie humana

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Hay quienes son capaces de descifrar cómo nuestra especie –homo sapiens sapiens– se apareó con otros homínidos –neandertal, denisovanos, etc– a partir de análisis genéticos y arqueológicos. Me pregunto qué descifrarán de nuestra historia no en 50 mil años, sino que en algunas décadas. ¿Cuáles serán las disquisiciones e interpretaciones de quienes estudien la historia y la política? ¿Será el mundo habitable entonces para nuestra especie?

Siendo muy optimista podría ser que la historia contara de un cambio radical en la historia de este territorio. Un cambio hacia una democracia más profunda capaz de liberar el potencial creativo de sus habitantes, de crear una sociedad solidaria, igualitaria y sustentable. Pero también puede ser que muestre el triunfo de la estupidez, del egoísmo y de la brutalidad. Entre algunas elites suelen prevalecer argumentos racionales, creaciones de épicas revolucionarias o simplemente transformadoras; hasta buenas intenciones se encuentran allí. Pero en tiempos revueltos también circula el miedo, la búsqueda desesperada de tranquilidad y estabilidad o simplemente sustento, supervivencia. Y cuando el miedo prevalece, la estupidez se vuelve alternativa. Y esos locos que en tiempos más tranquilos son impensables, se vuelven presidentes o primeros ministros o reyezuelos. Así que no basta con argumentos racionales, bien fundados, inteligentes. Se necesita de mucha inteligencia emocional para sobrepasar el miedo o, al menos, acotarlo y manejarlo.

En los próximos meses y años, los símbolos de esperanza deberán ser más fundamentales que hasta ahora. Tanto o más de lo que fueron a finales de los 80. La porfía de querer solidaridad, igualdad y sustentabilidad, dándole fuerza a la inteligencia. ¿Serán suficientes el Negro Mata Pacos, la voz de Víctor Jara y su Derecho de Vivir en Paz, el baile de Pikachu? ¿Serán suficientemente transversales para una sociedad tan desigual? No lo sé. Habrá que inventarlos, crearlos, compartirlos. Después de todo, los seres humanos nos movemos y nos organizamos siguiendo creencias comunes y las que hemos seguido hasta ahora ya no funcionan, al punto del colapso. No es la inteligencia ni la habilidad ni ser bípedos lo que nos distingue, es la creencia y la esperanza. Esa que convenimos en celebrar con un abrazo cada media noche de un día del calendario que nos inventamos. Y aunque suene cursi, ¡qué ese abrazo nos simbolice esperanza!

Más del autor

¡Poliédricas!

La vertiente también me evoca las expresiones de una tía que vivió como 40 años en Venezuela. Ella decía, aspaventosamente, “¡Pero si las tiene poliédricas!”, refiriéndose, metafóricamente, a alguien que dijera una sandez – o varias juntas como suele ser el caso – y cuyas gónadas tuvieran dicha característica, figuradamente, claro.

El tiempo pasa… y la procrastinación se acumula

Claro que mientras la mayoría tiene marcado su calendario para el 25 de octubre, hay unos fantasmagóricos, arcaicos, macabros que andan sacándole el traste a la democracia y olvidándose del gran pendiente del levantamiento social de Chile…ese que sobrepasó todo, que hizo posible lo imposible y que sigue acumulándose.

Más para leer

Una socialdemocracia para estos tiempos

Concebir un proyecto de inspiración socialdemócrata para los tiempos de hoy significa recoger los enormes aportes de esa tradición, pero requiere también el arrojo de atreverse a crear nuevas fórmulas para las realidades que están emergiendo.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!