Sergio Espejo

Sergio Espejo

Abogado Universidad de Chile y Master en Políticas Públicas de la Universidad de Harvard. Ha sido Diputado, Ministro de Transportes y Telecomunicaciones y Superintendente de Electricidad y Combustibles. Enseña políticas públicas en la U. de Chile, integra el consejo académico asesor del programa de medio ambiente de la facultad de Derecho UC y es decano de Ciencias Jurídicas y Sociales de USEK. Abogado socio de Aylwin y Compañía y consultor internacional.

Dolores de parto

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

He intentado escribir esta columna muchas veces. Me ha costado mucho. Los últimos meses del año se manifiestan como un mosaico de emociones, imágenes, razones, juicios y prejuicios de tal intensidad y contradicción que provocan no sólo desconcierto, sino también pudor al intentar hilvanar explicaciones o formular vías de salida de la crisis.

Busco ayuda en cualquier lado. Combino conversaciones, silencios y lecturas. Reflexiono desde mi trabajo profesional, desde los proyectos en que estoy involucrado, desde mi labor como profesor. No hay caso. Nunca en mi experiencia de vida me había enfrentado a la sensación de que todas las puertas están abiertas.

¿Por dónde empezar?

Con sus propios colores, sonidos y sabores, en nuestra larga y angosta franja de tierra se suceden las funas, los acuerdos políticos históricos, la destrucción de los espacios públicos, el avance en el reconocimiento de los derechos de las mujeres, la destrucción de miles de puestos de trabajo y la esperanza de que en la ruta de la nueva constitución encontremos un espacio para volver a ser una comunidad.

Oscilo entre la esperanza, el escepticismo y el pesimismo.

Confío en nuestra capacidad colectiva de hacer de este momento el tránsito hacia una sociedad más justa y democrática. Pero me parece urgente hacer presente los obstáculos en la ruta. En un momento que parece dominado por los espíritus adolescentes, vale la pena tomar de la adultez la capacidad de mirar con más perspectiva. Esa que otorga la experiencia incompartible de haber metido la pata una y mil veces.

Entre todos los obstáculos, quizás el más importante de todos, la acelerada tendencia a descalificar y considerar como enemigo y candidato a la funa a todo aquel o aquella que piensa distinto. Me cuesta imaginar un proceso constituyente como el que Chile merece en un contexto de intolerancia y ausencia de disposición al diálogo. Se me hace difícil visualizar la búsqueda de caminos inteligentes y efectivos para derrotar la desigualdad y expandir las oportunidades y el bienestar de las personas, cuando la consigna sustituye el debate razonado. Y al que intenta razonar ya sabemos como le va.

Me cuesta escribir, probablemente porque el desasosiego en las palabras es sólo la expresión de mi desasosiego interno. Pero en estos días de Navidad, cuando nuestras celebraciones están marcadas por el signo de un nacimiento, quiero pensar que lo que estamos viviendo es ni más ni menos que los dolores propios de un parto llamado a producir vida.

Que así sea.

Más del autor

Los Herejes

Quizás la futura constitución debiera ser eso: Un proyecto herético que, al margen de dogmas, frases hechas y vociferaciones enajenantes, rescata como proyecto común el valor profundo de cada existencia.

Con la brújula perdida

En vez de orientar las energías, siempre escasas, a la pedagogía constitucional y el esfuerzo de primer orden que requiere construir una nueva constitución, nuestros líderes optan por un ejercicio que tiene más de narcicismo que de política.

Terra Alta

Dice Melchor Marín, aprendizaje de su atormentada juventud, que una buena novela la hacen en partes iguales el autor y el lector. Pienso que es así. Terra Alta no es “Los Miserables” y Melchor Marín está lejos todavía de Salvo Montalbano y Kurt Wallander, por pensar en dos “grandes”, pero la historia es entretenida, está bien escrita y deja al lector con las ganas de encontrarse nuevamente con el protagonista.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!