Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

El tiempo pasa… y la procrastinación se acumula

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El título aplica a esta columna, a algunos artículos que debiera escribir, a muchas otras tareas que debiera cumplir. Pero la dimensión individual, aunque me despierte con los tantos pendientes, no importa. Importa mucho más lo que colectivamente seguimos “chuteando pa´mañana”.

¡Tenemos plebiscito! Ese de la nueva Constitución, la que nos acoja a todes con toda nuestra diversidad, con quienes concordamos y con quienes no, con todos nuestros matices. Esa que nos deje construir un futuro solidario, no egoísta ad absurdum. Claro que mientras la mayoría tiene marcado su calendario para el 25 de octubre, hay unos fantasmagóricos, arcaicos, macabros que andan sacándole el traste a la democracia y olvidándose del gran pendiente del levantamiento social de Chile…ese que sobrepasó todo, que hizo posible lo imposible y que sigue acumulándose. Ese que hará del 25 de octubre de 2020, ojalá, un día feliz, uno de comenzar a construir…

¡Tenemos pandemia! Y los preparativos iniciados en enero según se dijo en marzo siguen siendo improvisados hasta mañana con una miopía que más parece ceguera antigua. ¿Por qué la trazabilidad es problemática y no una fuente de empleo temporal para much@s? Sí, para quienes se empiezan a trasladar desde el Santiago cerrado al abierto en busca de un “pololito”. ¿Por qué los trabajos relacionados con el acondicionamiento de viviendas para volverse energéticamente más eficientes son caros, lentos, difíciles y no los de la construcción privada de “ghetti verticali”? Y hay quienes procrastinan insistiendo en querer pasar lista este año a cursos de niños y niñas que no están, en lugar de prepararse con buena ventilación y condiciones para escolares y profesores.

¡Tenemos cambio climático! Y como si lloviera (figurativo), en lugar de ayudar a enfrentar los problemas de la pandemia con energías limpias y propias, con empleos de calidad (dignidad), con opciones creativas, aparecen los agoreros barrocos –no por J. S. Bach, sino que por enredosos–
que hacen berrinches, fuera de toda racionalidad, por la energía fósil, el crecimiento sucio, la autoridad vertical y las metas ambiguas sin plazo.

¡Tenemos pueblos originarios! Y siguen los balazos, los wincas mestizos y los yanaconas… los cabeza de fósforo y los intentos de pacificación que no son paz, la historia antojadiza, las carreras resbaladizas que se detienen a balazos en la espalda sin encontrar nunca los percutores…

Pero ¡tendremos cueca! No será una pícnica de al norteste de Santiago, pero la de las olas del COVID, las de las demandas sociales y de participación de l@s ciudadan@s, por las historias negadas del sur…Porque no hay plazo que no se cumpla.

Más del autor

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Más para leer

Artículo de El País: “Kamala Harris: del ‘black power’ a la Casa Blanca”

Hija de india y jamaicano, Kamala Harris se crio en los ambientes del black power de la bahía de San Francisco. Pronto sintió el deseo de una vida política trepidante. No defraudó a nadie: fiscal de distrito, fiscal del Estado, senadora, candidata presidencial… y hoy primera vicepresidenta en la historia de Estados Unidos. ¿Se detendrá ahí? Nadie lo cree.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!