Eugenio Severin

Eugenio Severin

Cofundador y director ejecutivo de “Tu clase, tu país”. Ha sido consultor internacional en educación para instituciones como UNESCO, BID, Banco Mundial y otras. Fue Especialista Senior en la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo desde el 2008 hasta 2012. Trabajó desde 2003 y hasta el 2008 en la Fundación Chile. Fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de Chile entre el 2000 y el 2002 y luego fue Director Nacional de la Oficina de Asuntos Ciudadanos del mismo Ministerio.

En el centro el aprendizaje

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

La conciencia de que el sistema educativo no está a la altura de los desafíos que la sociedad del siglo XXI le propone se ha asentado en buena parte del mundo.

Por supuesto, compartir el diagnóstico de las limitaciones, restricciones y malos resultados que estamos logrando al preparar a niñas, niños y jóvenes para el mundo real en el que se van a desenvolver, no significa necesariamente estar de acuerdo en la dirección en que el sistema educativo debiera moverse. Y especialmente, no significa que todos los actores estén dispuestos a abandonar su zona de confort o la posición que hoy tienen en el sistema.

Suele ser más fácil esperar que sean los otros los que cambien. Las familias deberían involucrarse más, los niños deberían están más comprometidos con el aprendizaje, los profesores deberían poner más esfuerzo, los directivos escolares debieran dar más espacios de
confianza y apoyo, los sostenedores deberían preocuparse más de lo que la escuela necesita, el ministerio debiera tener políticas más claras, el gobierno podría asignar más recursos a educación, el parlamento podría regular mejor el sector, el país debiera resolver las desigualdades de base que condicionan a la educación.

Si bien todo esto tiene algo de cierto, el problema es cuando cada actor lo usa como excusa para no cambiar lo que a cada uno le toca. Tal vez si el primer esfuerzo que tenemos que hacer todos quienes creemos profundamente en las educación, es preguntarnos en primer lugar por
aquello que estoy dispuesto a cambiar en mi mismo, a qué ventajas y privilegios puedo renunciar, a qué comodidades, constumbres o creencias, para abrir la mente y el corazón a un cambio profundo.

Las reformas educativas suelen anunciarse como el esfuerzo por mejorar los resultados de aprendizaje, y perderse luego en la negociación sobre las condiciones de contexto (presupuesto, institucionalidad, organización del sistema, dependencias, normas) pero rara vez llegan a donde deben llegar para producir cambios verdaderos y profundos: la experiencia de aprendizaje, el encuentro único y siempre original entre docente, estudiante y conocimiento. Y si no cambiamos esa experiencia (lo que el profesor Santiago Rincón-Gallardo decribe como el “nucleo pedagógico”), entonces ¿cómo podríamos esperar resultados diferentes?

Abordar la experiencia de aprendizaje significa responder de manera original, honesta y abierta tres preguntas: ¿Qué debieran aprender niñas, niños y jóvenes en el siglo XXI? ¿Cómo debieran aprenderlo? ¿Con qué indicadores evaluaremos si estamos progresando en ese aprendizaje? La consecuencia de responder esas preguntas será definir que condiciones y
apoyos requerirán docentes y estudiantes para hacerlo posible.

El desafío educativo de Chile es actualizar y cambiar esencialmente la experiencia de aprendizaje que encuentra a docentes y estudiantes con el conocimiento. Si el ejercicio de la política pública, el presupuesto, las normas y la institucionalidad no vienen detrás de este núcleo, seguiremos con la frustración compartida de que, pese a tanto esfuerzo de todos,
nuestros indicadores educativos apenas se mueven.

Más del autor

Otra educación para Chile (2/3)

Frente a la estandarización, un nuevo paradigma debiera proponerse sobre la base de la diferenciación. El mundo del siglo XXI, y en particular el desarrollo de la psicología y la neurociencia, ha confirmado una y otra vez que los seres humanos tenemos enormes diferencias entre nosotros, y que eso no constituye un problema, sino una tremenda oportunidad.

Otra educación para Chile (1/3)

La UNESCO propone cinco dimensiones para considerar la calidad de la educación: pertinencia, relevancia, equidad, eficiencia y eficacia. Nuestro paradigma educativo actual es casi ciego a las primeras cuatro dimensiones y solo mide su eficacia, en la que para colmo, sus resultados no son buenos.

Educación remota no es educación virtual

Según datos del Banco Mundial, este esfuerzo ha tenido como resultado, a nivel global, que aproximadamente un tercio de los estudiantes han logrado acceder a una continuidad educativa razonable, otro tercio a experiencias muy pobres, y un tercio no ha tenido ninguna oportunidad de continuidad educativa.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!