Recomendados

Recomendados

Entrevista a Felipe Harboe en El Mercurio: “Se ha ido utilizando la acusación constitucional como instrumento de revancha política y con el objetivo de crear una falsa unidad de la oposición”

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Contenido publicado en El Mercurio Digital

Forjado políticamente en los gobiernos de los expresidentes Ricardo Lagos Escobar y el primero de Michelle Bachelet, el senador PPD Felipe Harboe observa con cierta desazón el estado actual de la política, la que cree se ha ‘ido banalizando’, dando paso a formas alejadas del diálogo y de los acuerdos. En su diagnóstico, el parlamentario expresa que la democracia ha devenido de lo institucional a la de las personas, lo que estima ‘es un problema’.

Sobre sus próximo pasos, responde con cierta molestia cuando se le consulta acerca de una eventual competencia por una circunscripción distinta a la de Ñuble, y reafirma su compromiso con la zona y de repostularse a la Cámara Alta, lo hará por la región que impulsó a crear y la que recorre seguidamente compartiendo con sus habitantes en juntas de vecinos y comedores sociales u ollas comunes, en San Nicolás, Bulnes y Chillán, entre otras comunas. ¿Una candidatura presidencial? Contesta que hoy los desafíos son otros. Y al insistir en la pregunta, dice que está por ser útil a las personas, idea que refuerza citando a Winston Churchill: ‘El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles, sino importantes’.

-¿En dónde se ubica usted respecto de la reciente aprobación de un segundo retiro de fondos de AFP en la Cámara, del lado de quienes señalan que el responsable es el Gobierno, por no entregar otras opciones, o de los que la consideran una medida populista, como lo reseña Auth?

-Me llama profundamente la atención la inconsistencia ideológica de aquellos que votaron en contra de cobrar impuestos a las personas de más recursos que quieren hacer retiros y no han tenido ninguna afectación directa con una disminución de ingresos. Creo que eso es tremendamente regresivo. Me preocupa también, en el aspecto económico, el incremento en la deuda pública en el mediano plazo. Creo que esos tres elementos hacen pensar que esta no es una política adecuada ni correcta. La pregunta es qué alternativa ofrece el Gobierno para poder incrementar los niveles de ayuda a las personas que hoy lo están pasando muy mal.

-¿Cómo votará la propuesta?

-Voté a favor en el primer retiro, argumentando que es una mala política pública, pero que era por una única vez. Ahora hay que ver el texto del proyecto. Yo espero que los integrantes de las comisiones que van a revisar el proyecto, por lo menos, tengamos la posibilidad de discutir lo relativo al pago de impuestos en los retiros de las personas con más recursos. No tengo una decisión tomada.

-¿Qué opinión tiene de las ya nueve acusaciones constitucionales presentadas en el actual período legislativo?

-Si de acusaciones constitucionales se trata, nadie tiene un historial en blanco por así decirlo; pero sí creo que en el último tiempo se ha ido utilizando la acusación constitucional como un instrumento de revancha política respecto de las autoridades de gobierno, pero en segundo lugar, con el objetivo de crear una falsa unidad de la oposición. Y si la oposición quiere ser alternativa de gobierno, la unidad no puede estar solo en las acusaciones, sino en los contenidos. Las acusaciones constitucionales son una institución excepcionalísima que no debe ser abusada porque al final del día, pierde la importancia. Sobre Víctor Pérez, no puedo anticipar mi decisión.

-¿Comparte el diagnóstico de analistas que ven los retiros como medida populista y que por ello podría reflotar en tiempos de campaña en 2021?

-El populismo que estaba golpeando la puerta ya se instaló, por lo tanto, las propuestas de este modo para satisfacer las demandas ciudadanas, que en este caso no tienen ningún tipo de sustento técnico, son peligrosas.

-¿Siente que existe coacción hacia los parlamentarios ante funas presenciales o en redes sociales que afectan el trámite legislativo?

-Las noticias falsas, el amedrentamiento, las funas, como formas de expresión, están destruyendo no solo la política; vea lo que ha pasado con algunos jueces debido a sus resoluciones judiciales. Estos nuevos tiempos demandan más contenidos, demandan más entereza y demandan liderazgos que tengan la capacidad y también la intención de ellos de conducir procesos y no ser conducidos por las redes sociales.

-¿Qué diagnóstico hace del actual estado de la política?

-Estamos pasando por un momento muy difícil, en donde tenemos una evidente efervescencia social, pero también una falta de contenidos en las propuestas y los liderazgos. Creo que la política se ha ido banalizando. Se ha devaluado la necesidad de llegar a acuerdo y el diálogo, y se ha ido imponiendo una forma más agresiva de relacionamiento político.

-En ese escenario, ¿ha pensado en ser candidato presidencial?

-Sería completamente contradictorio que yo le dijera que sí (sobre una posible candidatura presidencial), porque sería otra persona más al ruedo en una campaña presidencial anticipada. Hoy, Chile tiene dos desafíos: primero, que el proceso constitucional se lleve de forma impecable y, segundo: superar la pandemia sanitaria y económica. Esos son los dos objetivos, por lo que iniciar campañas presidenciales en estos momentos sería, a mi juicio, salirse de las preocupaciones centrales del país. Por lo menos a mí me aplica, y me levanto todas las mañanas pensando en la famosa frase de Winston Churchill cuando decía, que el problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles, sino importantes’. Yo, en esta etapa de mi vida, más bien estoy pensando en cómo ser útil para sacar al país adelante.

-¿Irá a la reelección por la Región de Ñuble u otra circunscripción?

-Perdón, pero en ningún minuto he señalado ni por un segundo que yo sería candidato a senador por Santiago o por otro lado. Soy senador por la Región de Ñuble y mi compromiso está con Ñuble. Imagine que una de mis promesas de campaña fue crear la Región de Ñuble. Muchos dijeron que eso era imposible; sin embargo, hoy existe la Región XVI. La logramos crear y mi compromiso con la región se encuentra absolutamente intacto.

-¿Qué tipo de oposición vislumbra? ¿Cree posible una coalición desde el PC a la DC, pasando por el FA?

-No es muy viable (convivencia en una oposición desde la DC al PC y el FA). La respuesta está en la corta duración de lo que fue la Nueva Mayoría, porque esa alianza fue exitosa en términos electorales, pero en contenido había diferencias estructurales. El Partido Comunista está en otra posición, tiene un proyecto político muy legítimo, pero es otro proyecto político. Y en el Frente Amplio hay de todo.

-A casi un año del acuerdo del 15-N y de realizado el plebiscito, ¿cuál es su visión de esos hechos?

-El plebiscito de octubre puso fin oficialmente a la primera transición e inició la segunda transición de Chile, que es una transición institucional y social. Debemos hacernos cargo de ese proceso de transición, promoviendo alternativas que den gobernabilidad y eso significa que recuperen la paz social sobre la base de propuestas que sean basadas en evidencias, responsables, pero también que se hagan cargo de los profundos niveles de desigualdad. Creo que hemos pasado de una democracia institucional a una democracia prácticamente de personas y eso es un problema.

-¿Supo de lo sucedido en la comisión de Constitución con la presentación de Natalia González como postulante al CPLT? ¿Qué le pareció?

-Lamento profundamente el tono que se produjo en esa comisión. Integré la comisión de Constitución muchos años y hubo nominaciones rechazadas y otras aprobadas, pero en general y lo que corresponde siempre, es hacer juicios basados en la experiencia y evidencias, y no en juicios particulares o subjetivos. Las formas hay que cuidarlas, porque es un proceso republicano en donde personas que, nos guste o no, están disponibles para ser parte del servicio público y, seguidamente, no creo que por el solo hecho de integrar Libertad y Desarrollo se pueda vetar a alguien. De ser así, se debió vetar a Jaraquemada por ser de la Fundación Jaime Guzmán, o a Gloria de la Fuente por haber sido de Chile 21. Estoy analizando como votaré la propuesta.

-¿Cómo es su relación con el senador Girardi, después de impulsar la ley de límite a la reelección, también conocida como ‘jubilazo’?

-Malas. Para mí no es tema. No tengo una relación humana con él. No comparto sus formas; pero, claro, el intento de eternizarse de algunos en cargos generó ciertos roces y diferencias.

Más del autor

Más para leer

WhatsApp en las cuerdas

El gigante de la mensajería instantánea terminó reculando frente al cambio en sus políticas de seguridad, cuestionados por usuarios cada vez más preocupados de no verse enfrentados a los abusos de la era digital.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!