Claudia Sarmiento

Claudia Sarmiento

Abogada. Licenciada en Derecho por la Universidad de Chile y LL.M. en teoría legal por la New York University. Fue investigadora del Centro de Derechos Humanos y Editora del Anuario de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Jefa del Departamento de Reformas Legales del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y asesora del Ministerio Secretaría General de la Presidencia durante el segundo Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Colaboradora de los Programas de Género y Constitucional del Instituto Igualdad, e integrante del Directorio de la Asociación por las Libertades Públicas. Socia del estudio de abogados Sarmiento & Walker y Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Alberto Hurtado.

Familias de primera, familias de segunda

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El 7 de octubre la sexta sala de la Corte de Apelaciones de Santiago acogió parcialmente un recurso de protección de dos mujeres unidas por un acuerdo de unión civil (AUC) que se habían sometido conjuntamente a una terapia de reproducción asistida y ahora son madres de dos niños. Ellas reclamaban contra el acto del Servicio del Registro Civil e Identificación que no quiso colocar el apellido de ambas a los niños y que solo reconocía como madre a una de ellas.

Y digo acogió parcialmente pues únicamente ordenó que se inscribieran los apellidos de ambas en la partida de nacimiento de los niños, pero no la maternidad de las dos. Y eso, no es menor.

El AUC representó un avance en el reconocimiento de la dignidad y la protección de las parejas homoafectivas y de sus familias, pero es un estatuto alternativo e incompleto frente al del matrimonio. Sin lugar a dudas, la ausencia de la filiación legal en el AUC es la omisión más dolorosa. A riesgo de parecer radicalmente conservadora, el matrimonio es una institución fundamental para las familias, pues establece deberes legales entre los cónyuges, la posibilidad de tener una comunidad de bienes, la sucesión por causa de muerte y la presunción de la filiación, entre otras. Esta última se presume la mater-paternidad de los cónyuges respecto de los hijos nacidos dentro del matrimonio, sin importar si tienen o no una ligazón biológica.

Este último punto es vital tratándose de las familias homoparentales: en el caso de una pareja heterosexual, incluso si no están casadas, si se someten a una terapia de reproducción asistida, ambos serán considerados padres. Nadie les exigirá que ambos tengan un lazo biológico con sus crías. Esta es una exigencia reservada solo para las parejas de la comunidad LGTBIQ.

¿Y cuál es el problema de esto? Bueno, que madres e hijos en este caso, no son legalmente familia. Habrá una madre y otra persona con quien se tiene un vínculo afectivo de madre, pero no un reconocimiento del Estado del parentesco entre ella y sus hijos; a ojos del Estado, ella es igual de importante legalmente como podría serlo el vecino, es decir, no es importante. Si la madre legal falleciera, la conviviente civil deberá ponerse a la fila de los parientes consanguíneos para retener el cuidado personal de sus hijos. Si se separara de su mujer, no tendría derecho a ver a sus hijos, ni ellos a exigirle alimentos. Y así, suma y sigue.

Es evidente a estas alturas que la omisión en el estatuto del AUC de establecer la filiación no es azaroso ni una omisión involuntaria. Es claro que, para esta materia, no hubo acuerdo. Lo que es palmario es que esto se debe a que en Chile hay quienes creen que hay familias que son más familias de otras, que hay algunas que deben ser promovidas y otras toleradas. Esto pasa ninguna prueba de humanidad, ni de igualdad. Es injusto, por donde se lo mire, para madres e hijos y nos fuerza a cuestionar si, a los ojos del Estado, la familia es, como dice la Constitución, el núcleo fundamental de la sociedad, pues esta pareciera estar legamente vedada para la comunidad LGTBIQ.

Más para leer

El aprendizaje más allá de zoom

La mayor parte de los 8 mil millones de personas que habitamos este planeta azul sobrevivirá el COVID-19. Ojalá la mayoría de ellos salgan más sabios y con ganas de cambiar el mundo.

El valor de la Libertad

Como muchos chilenos, llevo 17 días encerrado en mi casa –por favor permítaseme citar a Mandela guardando las exageradas proporciones de su encierro y el nuestro por éstos días- sin embargo, el valor es el mismo.

Rebelión municipal

En el estallido social, y ahora con el coronavirus, las alcaldesas y los alcaldes han asumido un papel relevante, adelantándose y muchas veces arrinconando a otras esferas políticas más tradicionales, partiendo por el gobierno y el parlamento.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!