Aldo Gonzalez

Aldo Gonzalez

Doctor en Economía de la Universidad de Toulouse, Master en Economía, de la Universidad de Boston e Ingeniero Civil. Desde el año 2004, es Profesor del Departamento de Economía de la Universidad de Chile. Investigador y consultor en materias de regulación de mercados, libre competencia e infraestructura. Fue presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Federico Santa María en 1990.

Fondos de Pensiones: La vía Argentina o la Peruana

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El Tribunal Constitucional deberá resolver sobre la petición de María Angélica Ojeda, una profesora jubilada, quien desea retirar la totalidad de su fondo ahorrado en el sistema de AFP. Apoyando esta solicitud se encuentran movimientos sociales críticos del sistema actual de pensiones en Chile.

La estrategia inicial de los sectores críticos era persuadir a la ciudadanía que los dineros no eran de los cotizantes, sino de las AFPs. Por consiguiente para subir las pensiones que deben pagarse en la actualidad se podrían emplear los ahorros de todos los cotizantes actuales, tal como se hizo en Argentina en el gobierno de Cristina Fernández en la década pasada. Se pasaría así a un sistema de reparto, con un gran pozo inicial para distribuir, equivalente a los ahorros de los actuales trabajadores que se pensionarán en el futuro.

No convenció. Ahora la solución se va al otro extremo. Si nos dicen que los fondos son nuestros, por qué no los podemos retirar al momento de jubilar y disponer libremente de ellos en vez de percibir los pagos programados mensualmente con la AFP. Perú aprobó una ley el 2016 en este sentido, permitiendo retirar hasta el 95,5% del fondo ahorrado al jubilarse.

¿Es una buena idea? Para responder, primero hay que entender por qué nos obligan a ahorrar para nuestra vejez. No debiera cada persona, resguardando su propio bienestar, ser lo suficientemente previsora y ahorrar para cuando ya no pueda seguir generando ingresos. Lamentablemente hay sesgos de comportamiento que nos llevar a preferir el presente por sobre el futuro. También está la expectativa racional, por cierto, que el gobierno rescatará financieramente a las personas de tercera edad y sin recursos, que no ahorraron lo suficiente. Como respuesta, la sociedad de modo paternalista nos fuerza a destinar una fracción de nuestros ingresos para la vejez.

La solución peruana mantiene el objetivo de ahorrar mientras trabajamos, pero no es claro que logre una distribución pareja de los fondos en todo el período de jubilación. Es posible que los ahorros sean bien invertidos y obtengan rentabilidades más altas incluso que las AFPs, pero también está el riesgo que se acabe antes de tiempo, quedando las personas desprovistas de ingresos en los años finales de su vida. Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) del 2018, un 13% de los que retiraron los fondos lo habría gastado completamente y tan solo un 9% lo habría reinvertido. Datos más recientes (2019), provenientes de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFPs de Perú, señalan que el porcentaje de personas que ha gastado sus fondos habría subido hasta un tercio del total. Falta tiempo para evaluar el impacto de la política, pero hasta ahora el panorama no es muy alentador.

Si el Tribunal determina que no se pueden retirar, en ningún caso ello implica que los fondos no son de propiedad de los cotizantes. Varios de los activos que poseemos, están sujetos a limitaciones de uso, como es el caso de una vivienda o un vehículo. Existen normativas urbanas que restringen las actividades a desarrollar en un inmueble. La restricción vehicular misma es una limitación sobre los días que un automóvil puede ser utilizado. ¿Recuerdan ustedes cuando abogados de ideología muy opuesta a los de no más AFP presentaban recursos contra la restricción vehicular por afectar el derecho de propiedad? Todas estas limitaciones al derecho de propiedad tienen una justificación de bien común. No porque no nos permitan la solución peruana (completa disponibilidad de los fondos de pensión) debemos ir hacia la solución argentina (los fondos son de todos).

Más del autor

La política y la técnica

En Políticas Públicas el equilibrio entre la política y la técnica es complejo. La política expresa los intereses o sueños…

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!