Radomiro

Radomiro

¿Funar a los que funan?

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Alertar sobre el deterioro del debate público es ya un lugar común que parece a nadie sorprende y, por lo mismo, ya nadie escucha. Pero sigue habiendo una diferencia significativa entre la mediocridad, el populismo, la estupidez o la frivolidad, por una parte; y la violencia intolerante, tanto verbal o física, por la otra.

Ya no basta con sólo declarativamente condenar estos hechos, más cuando incluso los hemos alentado por nuestras acciones u omisiones. Somos cómplices de todo lo que está ocurriendo cuando callamos o simplemente reprochamos desde la comodidad de no haber sido una víctima, pero también cuando compelidos por el miedo a romper con lo políticamente correcto o a enfrentar a otro, no estamos dispuestos a denunciar a todos aquellos que directa o indirectamente han instigado esto.

En muchos casos, sabemos quienes son. Son aquellos que se refieren a sus adversarios como enemigos, los que tratan de traidores a quienes votan de manera diferente, los poseedores de la verdad que desacreditan de legitimidad moral del que piensa distinto, los que han callado siempre cuando la violencia se ejerce por sus aliados o para imponer sus ideas, los que les parece normal que las personas se tengan que humillar para poder circular por las calles; en fin, todos aquellos que han inspirado o legitimado que un puñado de exaltados agreda cobardemente a otro ciudadano o autoridad.

Pero no nos convertirán en ellos. Nuestra peor derrota sería ceder a nuestras convicciones democráticas y civilizatorias para, presas de la rabia y la intolerancia, hacer con ellos aquello que moral y políticamente tanto despreciamos. No habrá agresiones, insultos o funas para ellos, pero si debemos ser categóricos en la defensa de la democracia, denunciando y aislando a todos aquellos que no creen en ella, y mostrando esa radical templanza que da la convicción de que no hay más fuerza que la que importan los propios argumentos.

Más del autor

Entrepiso: Un año de ideas y debate

“Si en algún momento, en los años que vienen, nos da por leer nuestras columnas en línea recta de manera cronológica, encontraremos el camino, el dolor, las alegrías, incertidumbres y la potencia creadora de un grupo de buenos amigos, que tienen un origen común, que piensan y sueñan un país común, el país donde cabemos todos, donde la discusión no tiene verdades, donde las verdades se intersectan, se tocan, donde dudamos críticamente de nosotros mismos.”

A 40 días del plebiscito de Entrada: Tiempo de enfocarse en lo esencial

Es tiempo de deponer candidaturas presidenciales o de cualquier otro tipo, pequeños cálculos, acusaciones constitucionales sin sentido, ni destino, para enfrentar la discusión que viene, para preparar y comprometer a Chile en el desafío que tenemos por delante: El proceso constituyente que ya se inició.

La pantomima y el uso de la fuerza

Cuando un gobierno usa la ley a su favor y la fuerza como forma de control de la manifestación social, aplicando mano abierta a aliados y dureza a quienes se oponen al Gobierno arriesgamos ingresar en un espiral que debilita en extremo el Estado de Derecho democrático, y la autoridad se ve imposibilitada en aplicar la ley cuando lo requiere el país.

Más para leer

Una socialdemocracia para estos tiempos

Concebir un proyecto de inspiración socialdemócrata para los tiempos de hoy significa recoger los enormes aportes de esa tradición, pero requiere también el arrojo de atreverse a crear nuevas fórmulas para las realidades que están emergiendo.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!