Gloria De la Fuente

Gloria De la Fuente

Es cientista política de la Universidad Católica de Chile y doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Presidenta de la Fundación Chile 21, miembro del Consejo directivo del Consejo para la Transparencia y miembro del Consejo Asesor permanente para la Reforma del Estado. Es también columnista y colaboradora de diversos medios de comunicación.

Gloria de la Fuente, en La Tercera: “Todos somos socialdemócratas”

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Contenido publicado en La Tercera

Revuelo inusitado causó por estos días la declaración de la carta más probable de la UDI para competir en la próxima elección presidencial. No fueron solo sus definiciones contraintuitivas para el mundo que representa, que está lejos de tener posiciones jugadas por la opción “Apruebo” o la “convención constituyente” para el plebiscito de octubre, sino el hecho de que se declaró abiertamente socialdemócrata, algo que está, por cierto, lejos del ADN de su sector.

Hay quienes han acusado una maniobra política en estas declaraciones y cierto cinismo, porque es difícil imaginarse un vuelco tan relevante en tan pocos años, con una historia política que no comenzó ayer y que el edil de Las Condes no oculta. Ha habido cierto enojo y malestar en otros sectores y hasta mofas por este vuelco tan radical. No obstante, es preciso reconocer que si hay algo que tiene Lavín es habilidad política para leer el signo de los tiempos.

En efecto, un reciente estudio de Criteria Research señala un par de datos que son interesantes. El primero de ellos es que el eje izquierda-derecha ha tendido a diluirse en las identidades políticas. Por el contrario, frente al eje liberal-conservador o Estado-mercado, una amplia mayoría de personas se ubica en el espectro que privilegia más al Estado y la comunidad que al mercado y es, en general, más liberal que conservador. Del mismo modo, ya el estudio Desiguales, del PNUD, nos mostraba el 2017 que existe una amplia percepción en los chilenos que “la desigualdad en Chile sigue existiendo porque beneficia a los ricos y poderosos”. ¿Podría extrañar entonces que el potencial abanderado de Chile Vamos señale que “la élite tiene que dejar de tener miedo a perder el poder, porque ya lo perdió?”. Se trata de una lectura similar a la del año 1999 cuando hablaba de “los problemas reales de la gente”, abriendo una directa diferenciación de su opción en ese entonces con la política tradicional, ya bastante desprestigiada.

El punto es que, si se mira desde la óptica de la ciudadanía y de los temas que se han levantado desde el estallido social y que nos tienen ahora ad portas del plebiscito de octubre hay acá una oportunidad para los sectores que miran con recelo la propuesta de Lavín para tener una discusión sustantiva de lo que un país como el nuestro debiera construir hacia el futuro.

¿Todos somos socialdemócratas? Perfecto, es una aspiración que muchos tenemos hace mucho tiempo. Significa no solo la vocación expresa por la democracia, sino que también, en líneas fundamentales, en reemplazar la focalización de las políticas, por derechos universales para las personas en materia de salud, educación y pensiones. Significa, por cierto, garantizar que estas políticas sean sostenibles y, en consecuencia, allegar los recursos necesarios al Estado para que ello sea así.

Si en otras latitudes, aún existiendo sectores de derecha que no comulgan necesariamente con estos principios, no se cuestiona el estado de bienestar, tal vez sea hora entonces que se abra esta discusión en Chile. Para eso, el proceso constituyente es la oportunidad, en definitiva, para saber quién es quién, más allá de las declaraciones que, en muchas circunstancias, se las puede llevar el viento.

Más del autor

Gloria de la Fuente, en La Tercera: Confianza y pacto social

Un lugar común en el debate democrático de los últimos años, especialmente en nuestro país, es la crisis de confianza, desde la más evidente, que es la caída en la confianza en las instituciones, a la desconfianza interpersonal que en Chile, también por distintas razones, tiene niveles bajos.

Más para leer

La pelota al piso

¿Impunidad? Jamás. ¿Mirar para el lado? Por ningún motivo. Dar la pelea con unidad por mejorar las condiciones de vida de millones dejó de depender de Piñera y su Gobierno hace mucho, creer que una renuncia o una destitución afiebrada por proyectos de ley solucionará el problema, es no comprender que lo que nos jugamos en esta hora es un momento único que va más allá de Piñera.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!