Miguel Yaksic

Miguel Yaksic

Licenciado en filosofía y teología y máster en ética social. Desde diversas veredas ha estado vinculado a lo político y la ética pública. Ha trabajado en la formación de trabajadores, en la promoción de los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, en el desarrollo de competencias interculturales, en consultoría y docencia universitaria. Actualmente trabaja en el Consejo para la Transparencia y es profesor adjunto de la Escuela de Gobierno UC.

Hacer Quelcún

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Hace poco más de dos años publiqué esta columna en la revista Paula. La republico ahora en Entrepiso porque no encuentro una idea más apropiada para este tiempo que la del quelcún.

Era julio de 2002. Fuimos un grupo de tres personas a hacer unos trabajos a la isla Chulín, en el archipiélago de las Desertores en Chiloé. Originalmente por una semana. El día que nos volvíamos, se nos apareció un temporal que obligó a cerrar todos los puertos. No pudimos zarpar. Estuvimos tres días esperando que mejorara, hasta que un viejo chilote se envalentonó y, a punta de mareo y vómitos, nos llevó en su lancha hasta Quinchao.

Al segundo día de espera yo ya estaba desesperado, aburrido, y me esperaban cosas importantes en Santiago.

-No se afane, me dijo la señora de la casa donde nos alojábamos, si aquí en las islas hay que saber hacer quelcún.

Cuando la mar se pone brava, los chilotes hacen quelcún. Fondean su embarcación en la caleta más cercana y aguardan que escampe. Por mientras, toman mate. Y esperan. Sin afanarse. En esas islas del mar interior, el tiempo de las personas todavía está determinado por el tiempo, o sea por el clima. No hay caso con apurarse.


Me acordé de esta historia cuando leía “El aroma del tiempo. Un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse” de Byung-Chul Han. Lo leí estando en Tirúa, en territorio mapuche, también haciendo un quelcún, diríamos personal, esperando que otras aguas se calmasen. El libro trata sobre la crisis temporal en que vivimos. Un tiempo disperso, atomizado, que ha perdido el significado, donde todo se hace efímero, vacío. Dice Han que los intervalos, los umbrales, o sea, las esperas son zonas de pérdida y de olvido, de angustia y miedo. La espera provoca sufrimiento, sugiere el filósofo, cuando el cumplimiento de lo prometido, el momento de posesión de lo esperado, se dilata. El exceso de espera genera angustia, sobre todo cuando se abre a algo desconocido. Pero los intervalos, las esperas, también son espacios de esperanza, de espera que prepara la llegada. Son ámbitos de anticipación, de algo que no está sucediendo, pero que está por venir. Son el lugar de la promesa.


Para el que aprende a esperar -el que sabe hacer quelcún- el camino, la trayectoria, la espera es tan importante como la meta. La peregrinación, dice Han, no es sólo un espacio vacío entre la partida y la llegada, sino que es constitutivo de la meta. El camino es en sí mismo una plegaria. Es una transición. Este espacio transitorio me recordó la frase que Cristián García Huidobro hizo famosa al bajar del K2, que marcó a muchos de los que amamos la montaña y que hoy en tiempos de records y de carreras adquiere más significado: “la cumbre no es más que una excusa para recorrer una bella trayectoria”. La meta, sin camino, no existe.

Es el problema de funcionar sólo conforme a metas. La orientación exclusiva hacia el resultado hace que el espacio intermedio carezca de relevancia.

Los umbrales, las esperas -hacer quelcún- provocan sufrimiento, pero también traen felicidad. Ofrecen una narrativa. Confieren una orientación, es decir, un sentido, a la vida. El tiempo acelerado, el tiempo de los que no tienen tiempo, el tiempo como una suma de acontecimientos desarticulados, termina por desorientar y entristecer. Pierde su aroma.

Más del autor

¿Chile país gremialista?

He pensado mucho en esto el último tiempo. Como olvidamos que la vida y nuestros logros son posibles gracias a la comunidad. Gracias a lo que recibimos de otros. Que olvidamos que un acto básico y tan humano como la comunicación y el lenguaje son cosas que se aprenden y se realizan con otros, a través de otros, siempre en forma colectiva.

Chile Versionado: Canciones para un 18 en la casa

La playlist con estas recomendaciones quedó lista en Spotify y está abierta. Es cosa de buscarla. Se llama “Chile Versionado”. Usted podrá añadir otras canciones, si le baja el entusiasmo patrio.

Más para leer

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario.

Paula Escobar en La Tercera: Gambito de Dama

Si Narváez logra perseverar en esa narrativa de futuro, hacer y “ser” simbólicamente esa síntesis entre lo que enorgullece y lo que avergüenza de nuestra historia posdictadura, y transforma eso en un proyecto serio y contundente, le podría devolver el éxito electoral a la centroizquierda.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!