Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

¡Honrar la vida!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Honrar la vida es una canción de una autora argentina llamada Eladia Blázquez, que cantan, entre otras, Mercedes Sosa y Sandra Mihanovich. Es una canción que encuentro hermosa. Y me ha evocado sentimientos en estos días en contextos diferentes.

Por una parte, como científica y como ciudadana estoy profundamente decepcionada de todo lo que la COP25 no logró y preocupada por el riesgo que estamos corriendo y, con nosotros, los seres humanos que vienen y otras especies y otra vida en este planeta azul.

También me ha hecho sentido al escuchar al actual Canciller, muy preocupado porque ya van cuatro declaraciones de instancias internacionales planteando los graves atropellos a los Derechos Humanos en Chile; según él no podemos pasarnos la vida comentando eso. La verdad, mejor haría, en preocuparse, entre otros, de fortalecer la diplomacia y la multilateralidad en los tiempos que corren, por mucho más que la guerra comercial que enfrenta a China y Estados Unidos de América. Pero igual que varios representantes de países en la COP25, parece estar más preocupado por las implicancias de la mentada “guerra comercial” sobre el indicadorcito aquel llamado PIB (Producto Interno BRUTO) que por las violaciones a los Derechos Humanos constatados en Chile o las consecuencias de un clima que está cambiando a una tasa con las que no sabemos lidiar o con la pérdida de biodiversidad o la alteración ….en fin. Supongo que a alguien como él no le gusta una canción como Honrar la Vida, sobre todo cantado por la Negra Sosa o una cantante casada con otra mujer.

¿Cómo les va a gustar algo que habla así?:

Merecer la vida no es callar y consentir…Tantas injusticias repetidas…¡Es una virtud, es dignidad!
Y es la actitud de identidad ¡más definida!

Hay tanta pequeña vanidad… En nuestra tonta humanidad. Enceguecida

Eso de durar y transcurrir…No nos da derecho a presumir…Porque no es lo mismo que vivir 

¡Honrar la vida!”

Pero la canción no sólo me evoca lo negativo, lo asesino, lo torpe y lo miope. Me evoca la razón, la motivación de entender, crear, pensar, pintar las calles de colores. La poesía de vivir y amar, la capacidad de soñar, de cambiar el mundo, de sonreír, de disfrutar. Ese honrar la vida de quienes aún quieren encontrar a sus “desaparecidos”, el de quienes se dan la mano desafiando los prejuicios atávicos, de quienes cuestionan todo buscando nuevos caminos, de quienes, a pesar de todo, continúan…

Más del autor

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario.

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Más para leer

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario.

Paula Escobar en La Tercera: Gambito de Dama

Si Narváez logra perseverar en esa narrativa de futuro, hacer y “ser” simbólicamente esa síntesis entre lo que enorgullece y lo que avergüenza de nuestra historia posdictadura, y transforma eso en un proyecto serio y contundente, le podría devolver el éxito electoral a la centroizquierda.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!