Guillermo Moreno

Guillermo Moreno

Administrador Público de la Universidad Central. Asesor parlamentario de la bancada liberal. Coordinando voluntades para el Apruebo y la Convención Constitucional. 

Irresponsable pragmatismo en la derecha

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Como Mueren Las Democracias, así se titula el libro, escrito por Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, en el que abordan las causas y consecuencias del deterioro del sistema democrático en Estados Unidos. Los autores sostienen que uno de los motivos del auge de liderazgos de tendencia extrema, populistas o autócratas en potencia, radica en el fracaso de los partidos políticos a la hora de desempeñar la función de filtro. En tal sentido, la responsabilidad y el compromiso con la democracia debería llevar a los partidos a mantener alejados de los centros de poder a personas potencialmente autoritarias, o al menos distanciarse de éstas. 

En Chile, no obstante hemos construido un régimen democrático a la luz de nuestra propia historia, y que hoy enfrenta una crisis social y política de naturaleza distinta a aquella que enfrenta el país del norte, no estamos ajenos a los problemas que en otras latitudes han hecho temblar las bases de sus democracias. Y es necesario traer esto a colación, toda vez que la política nacional de las últimas semanas ha evidenciado como el calculo electoral ha predominado sobre la responsabilidad de las élites.

En el marco de la formación de listas e inscripción de candidaturas para la convención constitucional, el oficialismo, aludiendo a criterios de pragmatismo, se abrió a pactar con el Partido Republicano. Este diseño unitario de la derecha chilena ciertamente supone ventajas competitivas y mayor posibilidad de obtener candidaturas ganadoras frente a la fragmentación opositora. Aunque luego aparecieran dirigentes de Chile Vamos explicando, frente a las críticas de la opinión pública, que no se trata de unidad programática ni una alianza que se proyecte a futuro, lo cierto es que primó la calculadora frente a cualquier otra ponderación.

Parecía libreto ensayado la pataleta post inscripción de candidaturas, protagonizada por personeros de Evopoli cuando se conocían los nombres con quienes compartirían lista, y con quienes harían causa común a la hora de sumar votos. Francisco Undurraga, vicepresidente de dicho partido, señalaba que consistía en un pacto meramente instrumental, sin exigencias de contenido de ningún tipo.

Con ese tipo de explicaciones, pretenden eludir responsabilidades. Sin embargo cabe preguntarse qué espacio queda para los principios, los valores y el compromiso democrático, cuando la búsqueda de más votos conlleva a pactar con una organización cuyos miembros reivindican la obra de la dictadura, relativizan la violación de derechos humanos, despliegan un discurso abiertamente hostil sobre la diversidad sexual y promueven una retórica de confrontación propia del neopopulismo de Trump y Bolsonaro.

Ignacio Briones (Evopoli), en una entrevista afirmó “no sentirse cómodo con partidos con posturas tan extremas”, y en otro medio sostuvo que no le gustaría participar en una primaria donde estuviera José Antonio Kast. Sin embargo, no queda más que guardar escepticismo con estas declaraciones, pues lo mismo se decía antes de suscribir los pactos para la elección de constituyentes, y el resultado fue posibilitar que personas que conciben la homosexualidad como una patología, y que hacen chistes con hechos brutales de violencia policial, participen de una instancia que definirá las bases del futuro político e institucional de Chile.

Además, en días recientes se llevó a cabo un seminario que convocó a gran parte del elenco presidencial de la derecha -entre otros liderazgos- desde el Partido Republicano a Evopoli. La jornada, titulada “El Reencuentro” gráfica de buena forma que tras estos acercamientos subyace algo más que simple matemática electoral, ante lo cual se espera un relato más honesto hacia el país. En poco tiempo más, cuando se materialicen las alianzas presidenciales y parlamentarias veremos si se recurre nuevamente al discurso del pragmatismo o si la creatividad permite innovar en las justificaciones.

A estas alturas, resultaría menos reprochable reconocer que predominan ciertas coincidencias ideológicas que los lleva a un entendimiento con la versión más dura de la derecha, antes que admitir la instrumentalización de agendas tan relevantes como el debate constitucional, asumiendo -y aquí lo más grave- pactar, por mero pragmatismo, con quienes consideran como extremos.

Más del autor

Rechazo: una campaña vacía y desorientada.

Así las cosas, la versión socialdemócrata de Joaquín Lavín está lejos de ser simplemente una apertura programática o una impúdica maniobra electoral, sino que es la patente renuncia a defender en la esfera pública el proyecto político de la derecha. Es el agotamiento de una visión de sociedad sometida a un nivel de impugnación y deslegitimación que la hace insostenible.

“La izquierda radical”: el reclamo deshonesto de la derecha

La socialdemocracia consiste en una tesis que entra en abierta contradicción con la matriz neoliberal de la derecha chilena que invoca permanentemente la doctrina del Estado mínimo y la máxima de “soluciones privadas para problemas públicos

Más para leer

Improvisación Electoral

Los gobiernos debiesen ser los principales impulsores del cuidado de las instituciones y no trasladarles presiones innecesarias que además son solo producto de la falta de pericia política y de la capacidad de anticiparse a tiempo a los hechos.

La mala educación

Piñera a estas alturas, ya se muestra tal cual ha sido siempre y sin disimulo, un derroche de anuncios vacíos, pero su poder ya no existe, es mínimo encerrado con un grupo de ministros -quizás el Comité Político más débil desde el retorno de la democracia- que se convierten en simples empleados que asienten y corren tras el jefe cuando éste se da vuelta y se va.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!