Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

La buena onda de Guacolda

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

El otro día estuve en la ceremonia de entrada en sociedad de Guacolda. ¡No! No esa cosa añeja y patriarcal de la fiesta de los 15 años en que las señoritas “bien” eran presentadas en sociedad para buscar marido y seguir procreando la descendencia de la endogámica alta burguesía chilena (Algo muy parecido a la feria de vacas lecheras). No, me refiero al nuevo sistema de super cómputo del Laboratorio Nacional de Computación de Alto Desempeño (NLHPC por sus siglas en Inglés). Guacolda añade capacidad de cómputo a Leftraru, el cluster en uso hasta ahora logrando una capacidad cinco veces superior a la existente. ¡En hora buena!

Los detalles técnicos de la nueva máquina de cálculo de alto desempeño pueden encontrarse en la página del NLHPC y serán materia de regocijo para much@s investigador@s y estudiantes que usamos a Leftraru y Guacolda. Pero no es de mis planes para conquistar a Guacolda y Leftraru de lo que quiero hablar. El tema más destacado el día de la ceremonia fue la colaboración. El NLHPC es un laboratorio/proyecto que emergió hace unos diez años de la cabeza de algunos iluminados del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile y que rápidamente se propagó a otras instituciones del país.  ¿Qué les parece COMPARTIR una máquina de cómputo de alto desempeño, haciendo economía de escala y que nos permita contar estrellas, descifrar genomas, proyectar el clima, pronosticar la calidad del aire, optimizar sistemas de transporte y….? Lo que se cuenta en detalle en 400 artículos científicos, muchas memorias, tesis, y charlas y conferencias. Y he aquí la parte “illuminati”: “hagámoslo gratis para tod@s l@s científic@s, estudiantes, servicios públicos, etc”.  Todes en la treintena de instituciones asociadas tenemos acceso al NLHPC, sus tarros y el apoyo del personal. Ahora, si Ud. tiene un proyecto grande, póngase con algo que se necesite: nodos de cómputo, almacenamiento, gente, etc. Ah y si no está asociad@, converse y le ayudamos. Esto, en el contexto internacional y la jerga burocrática de la ciencia se llama “infraestructura habilitante”. Sin Lefque, su sucesor Leftraru y ahora, su compañera Guacolda, no podríamos haber contado estrellas, descifrado genomas, proyectado el clima, etc. Lamentablemente, el proyecto que ha financiado los tarros principales y un poquito de la gente, se acaba en 2020 y no hay certeza de disponer de los mecanismos para seguir adelante. Pero me imagino que en alguna parte habrá una reserva de inteligencia que impida el desmantelamiento de Leftraru y Guacolda y de la competencia y saber hacer que se ha acumulado en estos 10 años. Y no, ninguna de las empresas transnacionales de logos conocidos (Amazon, Google, etc) es capaz de proveer este servicio a Chile: primero porque a lo más ofrecen tarros pagos y porque NO ayudan al desarrollo de comunidad y colaboración. Y conste que lo intentamos, pero no funciona para estas aplicaciones que trascienden la ciencia y son centrales al DESARROLLO de l@s habitantes de esta geografía.

El invitado de honor era un aragonés llamado Mateo Valero quien ha dirigido el centro de super cómputos de Barcelona – el cuarto más grande del mundo– y cuyos méritos científicos son destacadísimos, un paladín del supercómputo. Y quien, por cierto, contó que su mentor fue un tal Thomas Lang, un chileno que visitó Barcelona a fines de 1970 y cuya carrera académica se inició en Beauchef y culminó en California. Otro héroe del super cómputo. El aragonés supo apreciar el esfuerzo del NLHPC y nos motivó a seguir colaborando y haciendo redes. Debe ser que él también fue un talento salvado de la pobreza estrecha de la España franquista.

En fin, en tiempos enfermos por el egoísmo y la codicia, ha sido una alegría contar con el NLHPC y su espíritu de colaboración y creación compartidas. Ojalá quede suficiente inteligencia para que Leftraru y Guacolda no terminen por la falta de visión y generosidad de algún torpe personaje.     

Más del autor

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario.

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Más para leer

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario.

Paula Escobar en La Tercera: Gambito de Dama

Si Narváez logra perseverar en esa narrativa de futuro, hacer y “ser” simbólicamente esa síntesis entre lo que enorgullece y lo que avergüenza de nuestra historia posdictadura, y transforma eso en un proyecto serio y contundente, le podría devolver el éxito electoral a la centroizquierda.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!