Eduardo Vergara

Eduardo Vergara

Es Director Ejecutivo de Chile 21. Fue jefe de la División de Seguridad Pública del Ministerio del Interior y director del LabSeguridad.org. Fundó Asuntos del Sur. Cientista político (University of Portland) y MPA (Instituto de Estudios Políticos de París, Sciences Po). Editor del libro “Chile y las Drogas”, co autor del libro ¨De la represión a la regulación: Propuestas para reformar las políticas de drogas”. Es miembro del Observatorio de Crimen Organizado para América Latina y el Caribe (México).

La cocina

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Ya no cabe la menor duda que Chile tendrá nueva constitución. Esto ocurre gracias a una ciudadanía que salió a las calles a pedir un cambio en las reglas que profundizaron la desigualdad. De este consenso es además parte el Gobierno, gran parte de los partidos políticos y la oposición. No hay vuelta atrás.

Entonces, lo que hoy debemos definir es el mecanismo. Este mecanismo, se debe fundamentar en la legitimidad. 

No hay espacio para acuerdos políticos. Hoy no es el tiempo de los partidos ni de las instituciones convencionales tal y como las conocemos. Lo que la ciudadanía no quiere, es que exista una cocina donde se tomen las decisiones donde se sigan reproduciendo las formas de negociación que excluyeron a las mayorías, centrándose en un reducido espacio donde primaron los acuerdos de una minoría que además ha concentrado el poder económico y político y que dicho sea de paso ha obtenido privilegios desproporcionados gracias a la Constitución actual. 

La cocina, no puede ser el espacio desde donde se definan las nuevas reglas. Duela o no, ni los partidos políticos ni los parlamentarios cuentan con la legitimidad necesaria para liderar este proceso. Incluso, ni siquiera son las organizaciones sociales. El carácter de la demanda ciudadana que vemos hoy, articulada en las calles, responde a un movimiento que no depende de instituciones, ni de partidos, ni sistemas, no se coordina en estructuras, sino que en redes. 

El único acuerdo político para el cual hay espacio, es el de definir el inicio de un proceso constituyente. Pero no hay espacio para que la institucionalidad política actual defina esa nueva constitución

Hay dos opciones sobre la mesa: 1.-Congreso Constituyente (que es la Propuesta del Gobierno), y 2.- Asamblea Constituyente (propuesta de la ciudadanía y hoy apoyada por partidos de amplia oposición. Esta última es altamente probable que sea incluso ratificada en plebiscito municipal

Lo que se requiere entonces ahora es una reforma que permita un plebiscito bajo estas condiciones. O sea, dos tercios de los votos en el Congreso. Ahí termina el protagonismo del Congreso. Hoy no es el momento de los parlamentarios, menos de los partidos, menos de los pactos y acuerdos entre cuatro paredes. 

Esta es la única cocina que debe funcionar, la que abra y generosamente entregue la creación de una nueva constitución, a quienes nunca han estado invitados a pasar a esa misma cocina. 

Más del autor

Eduardo Vergara en Cooperativa: Estallidos a flor de piel

Ronda un fantasma. Tras la pandemia, nuestro país será más desigual, menos seguro e incierto que antes de octubre del 2019. La posibilidad que Chile viva “nuevos estallidos sociales” tras el fracaso sanitario de la pandemia es una amenaza latente.

Eduardo Vergara, en El Mostrador:”El Gobierno ha aprovechado la pandemia para empujar su agenda de vigilancia y control”

El director ejecutivo de la Fundación Chile 21 analizó el actuar de las policías en medio del estallido social y la pandemia, como también la responsabilidad directa que le confiere en ello al mando civil: “Se ha instalado por parte de la elite un discurso bastante conveniente, en decir que existe una división y una brecha con el mando político y lo que hacen la policías en el territorio”.

Orden público en tiempos que reina el miedo

Esta pandemia encontró a la seguridad pública pasando por uno de sus momentos más débiles en las últimas décadas y con una policía como Carabineros con sus más bajos niveles de aprobación.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!