Andrés Villar

Andrés Villar

PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad de Cambridge. Cientista Político de la Universidad Católica, con estudios en Science-Po París. Volví para trabajar como Investigador en FLACSO-Chile. Fui Analista del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tras finalizar mis estudios doctorales trabajé como Investigador Asociado en el Centre for Rising Powers(Universidad de Cambridge). Lo mío son las Relaciones Internacionales.

La Unión Europea: los desafíos de un referente político

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

La Unión Europea (UE) es el proyecto político internacional más relevante y audaz para el progresismo. Desde su creación, ha ilustrado una voluntad colectiva de cooperación internacional entre Estados nunca antes vista. La UE ha logrado consolidar libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores. Un cambio radical en las relaciones internacionales, tanto conceptual como normativa y políticamente ha sido uno de sus principales patrimonios para el mundo. En definitiva, la UE ha sido un referente de coordinación colectiva, transcendiendo los gobiernos de turno, idiomas, estructuras políticas e, incluso, divisas.

La UE tiene el mercado más grande del mundo, el segundo gasto en defensa más alto (después de los Estados Unidos), 55.000 diplomáticos y el presupuesto de asistencia para el desarrollo más grande del mundo. Pero estas fortalezas están limitadas por la fragmentación del poder europeo tanto entre los Estados miembros como dentro de las instituciones de la UE. Si bien China y Estados Unidos han sido capaces de integrar la geopolítica con sus intereses económicos, la UE obstinadamente actúa como si se tratara de agendas separadas.

El 1 de diciembre Ursula von der Leyen comienza su gestión como Presidenta de la Comisión Europea. Sin duda, sus líderes tendrán grandes desafíos para reafirmar esta apuesta política colectiva llamada Unión Europea.

El primer desafío es la apuesta de von der Leyen por impulsar un Acuerdo Europeo Verde. Más allá del grado de efectividad que tendría la propuesta para combatir la crisis climática, el problema es lidiar con las tensiones entre los países europeos del Oeste versus la Europa Central y del Este. Sin duda, son este tipo de temas, como la defensa de bienes públicos globales (medio ambiente), los cuales remarcan las diferencias existentes y prioridades entre los europeos.

A nivel de política de Defensa, la UE tiene que redefinir su proyección. Por una parte, esta Francia que busca mayores niveles de autonomía de Estados Unidos. Por otro lado, están países como Polonia que buscan mayor acercamiento a Estados Unidos vía compra de armamento y protección de la “amenaza” rusa. La tercera línea de acción, y la más sensata, es representada por Alemania y su paciencia estratégica, que busca que las relaciones entre Estados Unidos y la UE se equilibren en el marco de la OTAN. Para ello será clave el compromiso de los países europeos de aumentar su aporte y gasto en defensa en un 2% del PGB.

A nivel económico-comercial la UE tendrá que implementar nuevas políticas orientadas a buscar mayor legitimidad entre los empresarios europeos. Por de pronto, necesitará desarrollar un mecanismo de selección para las inversiones extranjeras que proteja a los sectores sensibles y compense a los estados miembros de la UE a los cuales se les pueda pedir que rechacen capital extranjero ya sea por temas de seguridad o protección comercial.

En esa línea, la UE tendrá la tarea de reposicionar el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) como contrapesos creíbles a la Ruta de la Seda impulsada por China. Hasta el momento, la UE no ha adoptado un enfoque estratégico para redefinir la arquitectura financiera global, y su respuesta a las políticas de inversión y desarrollo de China han sido, en el mejor de los casos, tímida. Otorgar al BEI y al BERD un mandato global para financiar proyectos fuera de Europa ayudaría a revertir este fracaso, por ejemplo en América Latina. Además, permitiría a Europa rescatar a los países que enfrentan crisis fiscales o financieras en el caso de que Estados Unidos o China impongan sus prioridades a través del Fondo Monetario Internacional u otras instituciones financieras globales.

La proyección internacional será más proactiva dada las necesidades internas de la UE, pero también por la mayor interacción que tiene China y Rusia con los países miembros de la UE, en especial los más pequeños, de Europa Central y del Este. Ello, más allá de la retórica del Presidente Trump, condicionará la tentación de Estados Unidos de desatenderse de lo que pasa en la EU.

La UE es un actor global que va más allá de la dimensión económica comercial y la crítica coyuntura de desprestigio en la que está sumida actualmente. Es un referente normativo y político capaz de marcar una hoja de ruta en temas claves como la crisis climática, su compromiso con los DD.HH. y actor de equilibrio del sistema internacional.

Más del autor

Política Exterior y Proceso Constituyente

¿Cuáles serían las ventajas estratégicas de un Congreso con mayores atribuciones en la formulación de la política exterior? En momentos que la ciudadanía demanda mayores espacios de participación, las fuerzas progresistas tienen la responsabilidad de iniciar un debate.

Trump y su Política Exterior: de bufón a matón

Chile y la región, tendrán que considerar qué tipo de relaciones concebirá con Estados Unidos. Porque lamentablemente, un potencial triunfo de Biden no implica necesariamente un cambio radical en la aproximación aislacionista que se va consolidando en Estados Unidos.

¿De qué lado de la historia estarás?

La encrucijada está definida en la agenda: nacionalismos versus sociedades multiculturales; supremacía del derecho nacional versus el derecho internacional y acciones unilaterales versus colectivas. Y por primera vez, las fuerzas conservadoras han empezado hacer Política Exterior con mayúscula.

Más para leer

Se me muere un poco la ideología

“Un colega compartió un texto, de Quino supuestamente (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo.”

Artículo de Página 12: Murió Quino, el creador de Mafalda

Joaquín Salvador Lavado tuvo una extensa y aclamada carrera que lo llevó a recibir distinciones como la Orden Oficial de la Legión de Honor en Francia y el Premio Príncipe de Asturias en España. “Cuando pienso en que voy a abrir el periódico y no van a estar mis dibujos, me da más angustia y sigo dibujando. Es como ese jefe de estación que se jubila, pero vuelve todos los días para ver si los trenes pasan a horario”.

Artículo de El País: Vivian Gornick: “Estar sola es una postura política”

Observadora aguda y mordaz, la autora de Apegos feroces repasa su trayectoria feminista, celebra el rol cada vez más poderoso de la mujer y alerta de peligros como el dogmatismo, la corrección política o la “furia” emocional. Le preocupa la “cultura del rollo de una noche” y —dos veces separada— sostiene que estar sola es una postura política.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!