Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

Las lumas en vías de extinción: ¿se acaba la política?

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Debo estar muy vieja porque he escuchado a varios decir que “nunca antes” en Santiago ha habido sucesos como los de ayer 18 de octubre. Pero parece que no se trata de edad, sino que de memoria selectiva y mañosa de la cual algunos hacen gala. Yo sí me acuerdo de Santiago militarizado más de una vez. Y ese es un recuerdo aciago. Quizás es un problema de mala educación y no saber distinguir que pacificación no es sinónimo de paz. Las bombas lacrimógenas, las lumas, los palos no constituyen solución, posiblemente al revés. La inequidad profunda y estructural de nuestra sociedad subyace y antecede al conflicto y a la emergencia de las reacciones. Las presiones crecientes de un mundo sobrepasado por la insostenibilidad de nuestra convivencia, así como lo hacemos en el planeta azul.

Añoro a la política, esa de la convivencia y la búsqueda de soluciones basadas en el bien común y no la de unos pocos. Pero no la diviso claramente. Los actores políticos, más a menudo de lo que quisiera, piensan en a lo más 280 caracteres, así cortito, limitadito, pasajero, mirándose el ombligo, desde el egoísmo ad absurdum. Recuperar la capacidad acción política, colectiva, mancomunada es imprescindible. Levantar liderazgos generosos, perceptivos, inteligentes, solidarios y empáticos también es necesario. Y dichos liderazgos deberán ser muchos, muchísimos. No santones iluminados, sino que líderes, agentes de cambio, comprometidos con algo más que un espejo fatuo.

Y habrá que mantener el humor y las ganas porque los conflictos seguirán emergiendo y habrá que saber reírse de lo absurdo. La crisis es muy profunda y no sólo en Chile. Y no es sólo el valor del pasaje de metro o el torniquete. Ojalá fuera así de fácil.  La pérdida de biodiversidad y de abejas y otros polinizadores tienen a las lumas en vías de extinción así que aún hay matria [email protected]

Más para leer

El aprendizaje más allá de zoom

La mayor parte de los 8 mil millones de personas que habitamos este planeta azul sobrevivirá el COVID-19. Ojalá la mayoría de ellos salgan más sabios y con ganas de cambiar el mundo.

El valor de la Libertad

Como muchos chilenos, llevo 17 días encerrado en mi casa –por favor permítaseme citar a Mandela guardando las exageradas proporciones de su encierro y el nuestro por éstos días- sin embargo, el valor es el mismo.

Rebelión municipal

En el estallido social, y ahora con el coronavirus, las alcaldesas y los alcaldes han asumido un papel relevante, adelantándose y muchas veces arrinconando a otras esferas políticas más tradicionales, partiendo por el gobierno y el parlamento.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!