Recomendados

Recomendados

Marina Rosenberg, Embajadora de Israel en Chile: “Combatir el Antisemitismo”

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Por Marina Rosenberg // Contenido publicado en La Tercera

Hace un año, Israel recibió a mandatarios y delegaciones internacionales en uno de los eventos más significativos de su historia: el 5° Foro Mundial del Holocausto, con motivo del 752 aniversario de la liberación de Auschwitz. Desde ese encuentro, el mundo se ha sumido en una pandemia, la vida ahora parece ocurrir cada vez más en línea, y los eventos y conmemoraciones que rodean el Día Internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto también se han trasladado a Internet.

Esto, porque en un mundo cada vez más plagado de fake news, discursos de odio y antisemitismo, dedicar tiempo a recordar la historia del Holocausto ha adquirido nueva relevancia. Tras 76 años del final de la Segunda Guerra Mundial, el antisemitismo no solo ha persistido, sino que ha proliferado. Se ha manifestado en oleadas de incidentes violentos en Europa, EE.UU. y también América Latina. Por eso, esta fecha es un rayo de luz en la lucha contra la oscuridad.

Demuestra la determinación con la que los líderes del mundo se comprometen a luchar contra el antisemitismo, la xenofobia y todas las formas de racismo, y envía un poderoso mensaje de que el odio no será tolerado. Representa la fuerza de los principios universales sobre los que se construyó la comunidad internacional después del Holocausto. Además, el Día de Recordación tiene un sentido de urgencia. Cada año habrá menos testigos presenciales de los horrores del nazismo y solo tendremos los testimonios escritos y grabados. El imperativo de luchar contra el antisemitismo y perpetuar la memoria del Holocausto es apremiante, ahora más que nunca.

Más del autor

Más para leer

Improvisación Electoral

Los gobiernos debiesen ser los principales impulsores del cuidado de las instituciones y no trasladarles presiones innecesarias que además son solo producto de la falta de pericia política y de la capacidad de anticiparse a tiempo a los hechos.

La mala educación

Piñera a estas alturas, ya se muestra tal cual ha sido siempre y sin disimulo, un derroche de anuncios vacíos, pero su poder ya no existe, es mínimo encerrado con un grupo de ministros -quizás el Comité Político más débil desde el retorno de la democracia- que se convierten en simples empleados que asienten y corren tras el jefe cuando éste se da vuelta y se va.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!