Felipe Vasquez

Felipe Vasquez

Penquista instalado en Santiago hace más de 15 años. Periodista de la U. de Concepción y Magister en Ciencia Política de la U. de Chile. Me he movido por el servicio público, como consultor estratégico, en el sector privado y el mundo de las ONG. Tuve la oportunidad de colaborar en la entonces Secocu del Gobierno del Presidente Lagos -que de hecho fue mi primer trabajo- y en la Secom de las dos administraciones de la Presidenta Bachelet. Además, como asesor de contenidos en el Ministerio del Interior, en el inicio del segundo mandato de la Mandataria. Cuando el Campanil gana, el ‘pan francés’ es más crujiente. Todo parte con Los Beatles.

No, esos no cuentan

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

La frase del primo con la que intenta defender que supuestamente se había cumplido el protocolo en el funeral del tío -en relación a que habían respetado el número máximo de asistentes a un sepelio en medio de esta cuarentena- sigue resonando para muchos. 

La familia –dice, cual El Padrino- “éramos veinte personas. Y muchos quedaron con las ganas de ir y no pudieron”. Sobre el resto de los presentes, todos trabajadores, agregó que “no, esos no se cuentan”.

Claro, esos tres sacerdotes (no precisamente purpurados), seis músicos y dos fotógrafos –con los que el conteo pasa de 20 a 31 presentes- simplemente, no, no se cuentan. No cuentan. Es más, no son personas. Tal cual. El protocolo para ceremonias fúnebres Covid-19 indica –según lo señalado por la Seremi de Salud RM- que “la asistencia al funeral debe tener un máximo de 20 personas”. El primo tiene razón, había 20. Los otros once entran en otra categoría.   

Así, las cinco palabras que conforman la frase ‘No, esos no se cuentan’, se transforman en la alegoría perfecta de cómo un sector –que por lo demás detenta en gran medida no solo el poder político, sino también el económico en el país- percibe a nuestra sociedad. 

Esos curas y artistas son la representación de tantos otros que no se cuentan.

Como las personas LGBT+ que siguen siendo de segunda categoría, sin derecho a casarse con alguien de su mismo sexo y menos a acceder como pareja formal o informal a adoptar. No, esos no se cuentan.

Como los migrantes. Los que vienen de esta  región, no los nórdicos, anglosajones o del viejo continente. Me refiero a los mulatos, afroamericanos, latinos. Esos que han migrado arrancando de una situación de extrema pobreza y/o fragilidad política, para llegar a vivir a Chile, también en situación de extrema pobreza, pero -estamos de acuerdo- con estabilidad política. A ellos le ofrecemos un ticket gratuito de regreso a su país de origen, con el “compromiso” que no vuelvan por un buen tiempo.  No, esos no se cuentan.

Como los que viven en barrios estigmatizados por el narcotráfico, que no vale la pena nombrarlos para no seguir ahondado en esa estigmatización. Será muy difícil que logren salir adelante y encontrar trabajo, porque cuando vean en su currículum vitae su lugar de residencia, probablemente ni siquiera se darán el tiempo de llamarlos. No, esos no se cuentan. 

Como las miles de personas que en Petorca y sus alrededores que, en medio de esta pandemia, sobreviven con menos de 50 litros de agua diarios por persona, la mitad de lo que la OMS recomienda como un mínimo. No, esos no se cuentan.

Como los que viven hacinados y recién en 2020 las autoridades se enteraron que había un Chile así, pese a que cuando pasaban de regreso del aeropuerto de Santiago por la Costanera Norte, bastaba con que miraran por la ventana hacia el sur para que vieran esa realidad desde lejos. No, esos no se cuentan.

Como las personas con discapacidad física, cuyo Estado que las cobija ha preferido mirar para el lado y dejar que una campaña solidaria se haga cargo de la prestación en salud y rehabilitación que el mismo debería entregarles, y con la misma calidad que hoy reciben de manera altruista. No, esas no se cuentan. 

Y así, podríamos seguir casi eternamente.

De ahí la necesidad y urgencia de construir un nuevo pacto social. De eso –y tanto más- se trata una nueva constitución. Ese lugar donde se acaban los “no, esos no se cuentan” y se cambia por un “sí, todos cuentan”. 

Más del autor

La fábula del especulador

“Érase una vez un hombre -hijo de un destacado servidor público falangista- que, al igual que sus cinco hermanos, recibió al nacer un don que lo hacía distinto. El mayor de los hombres, por ejemplo, recibió la virtud de la arrogancia; en tanto, al menor de los ‘machos’ se le concedió -algunos dicen- la de la música. A él –de profesión ingeniero comercial- le tocó el don de la especulación.”

La hora de las regiones (o Santiago no es Chile)

Esta última semana quedó demostrado que a los actuales inquilinos de La Moneda les sigue acomodando más tomar las decisiones desde Santiago y aferrarse el mayor tiempo posible a concentrar al poder (como buenos herederos de la Constitución del 80, era que no.

No pisar el palito

Existen momentos en política en que los gustitos personales y partidistas deben dejarse de lado en pos de un bien superior. Hoy es uno de esos y la centroizquierda e izquierda lo saben.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!