Nicolás Guzmán

Nicolás Guzmán

Abogado viñamarino de la PUCV. Magister en Derecho PUCV y Magíster en Derecho Laboral y Seguridad Social UAI. Con diplomados en Derecho Ambiental, Derecho de la Función Pública, Derecho de la Contratación Pública, Derecho Municipal, Gestión Municipal y Políticas Públicas para Gobiernos Locales. Ha sido abogado de la Prosecretaría General de la PUCV y asesor del Programa de Asistencia Legislativa del Instituto Igualdad. Actualmente se desempeña como Director Jurídico de la Municipalidad de Valparaíso. Comprometido con la construcción de verdaderos Gobiernos Locales.

No más toque de queda

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Queda poco para el primer aniversario –sin nada que celebrar- desde el anuncio del establecimiento del toque de queda en todo Chile producto de la pandemia Covid-19. Por eso, naturalmente es justo preguntarnos si es racional mantener una restricción de este tipo por tanto tiempo.

El toque de queda es una medida que nunca ha tenido mucho sentido para el control de la pandemia y su aplicación ha dejado de ser necesaria y proporcional en muchas zonas del país, pero ¿alguna vez tuvo fundamento científico como medida sanitaria?

Partiendo de la base que no existe ninguna medición ni estudio científico que indique que el virus se propaga más durante la noche que durante el día y que los niveles de movilidad nocturnos disminuyen bastante en relación a los niveles de movilidad diurnos ¿qué intención se oculta tras el toque de queda?

Ya no caben dudas que el toque de queda no tiene una finalidad sanitaria sino que estrictamente una finalidad política que es restringir el ejercicio de libertades civiles con el objeto de poder controlar a las comunidades de los diversos territorios durante todo el proceso constituyente que estamos viviendo de manera inédita en la historia de Chile.

De otra forma ¿qué explica que durante el día todo el país funcione prácticamente en una situación de normalidad? Playas prácticamente llenas y sin distanciamiento físico, centros comerciales abiertos, fiestas en Cachagua a plena luz del día, reuniones de todo tipo sin respetar aforos, nos indican que esta no es una cuestión de día vesus noche: el toque de queda es una cuestión de control social y de restricción de derechos humanos la que apuntaría a mantener vivo un atisbo autoritario y, eventualmente, poder obstaculizar manifestaciones y conflictos que se puedan ir generando a medida que se desarrolle el debate constituyente.

Ahora bien cabe preguntarse, ¿por qué casi ningún sector político, a excepción del diputado Pablo Vidal, se ha opuesto firmemente a esta medida? La respuesta a esta pregunta tiene dos posibles respuestas: o la estamos naturalizando como sociedad, lo cual es sumamente preocupante, o derechamente la clases política de manera transversal tienen un temor infundado a las consecuencias mediáticas de lo que pueda generar el oponerse a esta medida.

En un Estado democrático de Derecho, coartar libertades no es natural, al contrario, este tipo de medidas restrictivas y autoritarias se oponen al sistema democrático desde una perspectiva de derechos humanos, ya que facilita la comisión de vulneraciones a dichos derechos por parte de agentes del Estado.

Por otro lado, en Viña del Mar y en Valparaíso, ciudades en las que me muevo día a día, es evidente los graves daños que la pandemia ha provocado al comercio y al turismo. Poner fin al toque de queda, manteniendo las medidas de prevención, cuidado y distanciamiento, permitiría dar el oxígeno necesario a los golpeados comerciantes locales.

Sin duda el toque de queda es una medida inconsistente, al igual que lo fueron las cuarentenas dinámicas, y no se entiende que se haya perpetuado durante todo este tiempo, sin existir ningún tipo de argumento razonable que haya sido esgrimido por los Ministerios de Salud y Defensa para mantener su implementación.

El Gobierno tiene que poner el foco en profundizar las estrategias de testeo, trazabilidad y aislamientos, además del fortalecimiento de la atención primaria de salud, en vez de seguir manteniendo una medida abusiva que coarta el ejercicio de las libertades.

George Orwell en su novela 1984 describía un futuro distópico, en que la población vivía absolutamente controlada por el Gobierno, siempre siendo observados y manipulados, siendo lo más importante mantenerlos en un estado de continuo miedo y en un estado de interminable emergencia nacional, justificando cualquier abuso de las autoridades.

El toque de queda es un mecanismo que nos pretende controlar mediante el miedo. Pero no nos ganará el toque de queda, porque ya demostramos que no tenemos miedo.

Más del autor

Unidad para la construcción de mayorías. El Partido Liberal sale del Frente Amplio

Para el Partido Liberal de Chile, el juramento de la Sociedad de la Igualdad está más vigente que nunca, lo que refleja la forma en como entendemos la política: reconociendo la soberanía de la razón como autoridad de autoridades; la soberanía del pueblo como base de toda política; y el amor y la fraternidad como vida moral.

Chile no es una burbuja

Acá, en Viña del Mar, con el Plebiscito se inauguró una nueva circunscripción electoral con un triunfo del Rechazo: Reñaca Bajo. Eso no es más que una demostración de la pérdida del equilibrio entre plan y cerro que se había logrado en antaño y que durante el transcurso de los últimos años se rompió.

Más para leer

Improvisación Electoral

Los gobiernos debiesen ser los principales impulsores del cuidado de las instituciones y no trasladarles presiones innecesarias que además son solo producto de la falta de pericia política y de la capacidad de anticiparse a tiempo a los hechos.

La mala educación

Piñera a estas alturas, ya se muestra tal cual ha sido siempre y sin disimulo, un derroche de anuncios vacíos, pero su poder ya no existe, es mínimo encerrado con un grupo de ministros -quizás el Comité Político más débil desde el retorno de la democracia- que se convierten en simples empleados que asienten y corren tras el jefe cuando éste se da vuelta y se va.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!