Radomiro

Radomiro

Plebiscito en tiempos de Coronavirus

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

La proyección de contagio para la población Chile sigue siendo alarmante. Por más estrictas que sean las medidas de seguridad, especialmente en un país donde ya se han cancelado las actividades con más de 200 personas, y donde la próxima instrucción será quedarse en la casa salvo lo estrictamente urgente, no parece razonable persistir en una votación de esta envergadura.

Pero de querer mantenerse este proceso, enfrentamos una segunda gran dificultad. Una previsible baja participación electoral afectaría gravemente la legitimidad del proceso; y, peor todavía, cuando justamente es la legitimidad lo que ha estado en el centro del debate sobre nuestra Constitución.

Para rematar, y suponiendo que el proceso se realice de igual manera, es obvio que quienes se decidan a participar serán aquellos sectores más ideologizados de uno y otro lado del espectro, lo que significaría perder la principal virtud que le dábamos a este proceso eleccionario, que no es otro que reflejar el sentir de esa inmensa mayoría, que no siempre se manifiesta y que se aleja de las posiciones más de punta que han monopolizado el debate político en los últimos meses.

Puesto así, la gravedad de la pandemia que nos afecta fue la razón para que entráramos en razón. Es un hecho que el plebiscito se suspenderá. Ahora el problema es encontrar fecha y cuadrarla con las otras nueve elecciones que tendremos entre el 2020 y 2021.

Más del autor

La delgada línea verde: El caso de carabineros de Chile

Por lo mismo, la línea verde se ha ido adelgazando en un sector de la población que ha visto en el uso de la fuerza –además de desproporcionada- una herramienta selectiva, clasista y desigual, en fin, abusiva. Y ello se explica porque la policía sigue usando la fuerza y el abuso pensando en la sociedad estratificada.

Aislar la violencia, exigir respeto por el diálogo y los derechos humanos

Aprobar un nuevo proceso constituyente, es un acto de libertad para creer en el futuro, es muy probable que dicho proceso se inicie con la alegría de un nuevo momento que augura esperanza. Por lo mismo, es tiempo que junto con aprobar los ciudadanos, tomemos la responsabilidad de lo que viene en nuestras manos, y nos hagamos cargo participando de aislar la violencia, ser parte del diálogo fecundo y democrático que siempre ha caracterizado a Chile.

No se cayó, lo empujaron

El tiempo se ha terminado, y Carabineros requiere de una reforma profunda, de una modernización que no ha llegado, y por cierto, del fin de la autonomía presupuestaria y de acción que exhibe ante los Gobiernos desde el retorno a la democracia con total desparpajo y que en esta oportunidad debe llegar a su fin.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!