Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

¡Poliédricas!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

No, no hablaré de geometría. Tomaré la vertiente relativa a las personalidades multifacéticas que pululan en nuestra discusión pública y, como alguien muy bien acotaba, hablan sin pudor. ¿Homenaje de Carabineros a Stange?, ¿Seguro para consumir en el mall, pero no para opinar en el plebiscito?, ¿Porcentaje mínimo de aprobación tras haber rechazado plebiscito obligatorio? y un largo etcétera. La vertiente también me evoca las expresiones de una tía que vivió como 40 años en Venezuela. Ella decía, aspaventosamente, “¡Pero si las tiene poliédricas!”, refiriéndose, metafóricamente, a alguien que dijera una sandez – o varias juntas como suele ser el caso – y cuyas gónadas tuvieran dicha característica, figuradamente, claro. 

¡Y hay que ver y escuchar tonteras! En lugar de PLAN Z – y no me refiero a esos programas de TV alternativa– ahora se permiten hablar de “PLAN B”. También vuelven con la clásica “mayoría silenciosa”, esa que se quedará viendo el plebiscito por la tele y que no quiere, sabe, oye, ve nada. Los mismos creadores de la “cajita, pero no subsidio”, descubren ahora que, para los fines del plebiscito, hay pandemia.

Pero nada de esto es tontera inocente. Mentir sistemáticamente, bajar el nivel de la discusión, banalizarla, volver a mentir, sembrar la duda, distraer, denostar en lugar de argumentar, mentir más, despreciar la ciencia, aburrir, cansar, etc…. ¿Reconoce el patrón? Sí, el mismo de Bolsonaro, de Trump, de las tabacaleras, de las petroleras, de gente que se “gana la vida” de esta manera y…………………………………………………………………………………(complete su lista criolla, es larguita).

¿Y cómo se enfrenta? Diciendo la verdad, yendo a votar, participando, preguntando incisivamente, cuestionando, diciendo la verdad, y…repetir. Y también hay que enfrentarlo con la memoria. Las técnicas aquellas son tan añejas como sus generadores y las mismas aparecen cuando se van quedando acorralados. Y estas son bestias peligrosas, a menudo criminales. Así que paz-ciencia.

Y si duda, lea, por ejemplo: https://www.toxicdocs.org/

Fotografía: Ilustración de un poliedro de MC Escher

Más del autor

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Entre mentiras y silencios perdidos: porfiar con la alegría

Y nos dirán que no es práctico, que no sirve, que no estamos viendo la realidad, que somos tontos, que no sabemos, que…. Y esas peroratas infinitas que siempre dicen, pero hay que porfiar con la alegría. Y a la alegría, ya sabemos, hay que defenderla, como decía Benedetti, aún de la alegría.

Se me muere un poco la ideología

“Un colega compartió un texto, de Quino supuestamente (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo.”

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!