Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

¡Poliédricas!

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

No, no hablaré de geometría. Tomaré la vertiente relativa a las personalidades multifacéticas que pululan en nuestra discusión pública y, como alguien muy bien acotaba, hablan sin pudor. ¿Homenaje de Carabineros a Stange?, ¿Seguro para consumir en el mall, pero no para opinar en el plebiscito?, ¿Porcentaje mínimo de aprobación tras haber rechazado plebiscito obligatorio? y un largo etcétera. La vertiente también me evoca las expresiones de una tía que vivió como 40 años en Venezuela. Ella decía, aspaventosamente, “¡Pero si las tiene poliédricas!”, refiriéndose, metafóricamente, a alguien que dijera una sandez – o varias juntas como suele ser el caso – y cuyas gónadas tuvieran dicha característica, figuradamente, claro. 

¡Y hay que ver y escuchar tonteras! En lugar de PLAN Z – y no me refiero a esos programas de TV alternativa– ahora se permiten hablar de “PLAN B”. También vuelven con la clásica “mayoría silenciosa”, esa que se quedará viendo el plebiscito por la tele y que no quiere, sabe, oye, ve nada. Los mismos creadores de la “cajita, pero no subsidio”, descubren ahora que, para los fines del plebiscito, hay pandemia.

Pero nada de esto es tontera inocente. Mentir sistemáticamente, bajar el nivel de la discusión, banalizarla, volver a mentir, sembrar la duda, distraer, denostar en lugar de argumentar, mentir más, despreciar la ciencia, aburrir, cansar, etc…. ¿Reconoce el patrón? Sí, el mismo de Bolsonaro, de Trump, de las tabacaleras, de las petroleras, de gente que se “gana la vida” de esta manera y…………………………………………………………………………………(complete su lista criolla, es larguita).

¿Y cómo se enfrenta? Diciendo la verdad, yendo a votar, participando, preguntando incisivamente, cuestionando, diciendo la verdad, y…repetir. Y también hay que enfrentarlo con la memoria. Las técnicas aquellas son tan añejas como sus generadores y las mismas aparecen cuando se van quedando acorralados. Y estas son bestias peligrosas, a menudo criminales. Así que paz-ciencia.

Y si duda, lea, por ejemplo: https://www.toxicdocs.org/

Fotografía: Ilustración de un poliedro de MC Escher

Más del autor

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Más para leer

Axel Callis en El Mostrador: Claves electorales para no suicidarse el 11 de abril

De los 138 cupos que se disputan a nivel de distritos –155, menos los 17 de pueblos originarios–, Chile Vamos entra con 42 ya electos, teniendo un mínimo de rendimiento (actualmente tiene 68 diputados con el mismo sistema) y perfectamente puede llegar a 60 o más constituyentes sin ser una sorpresa estadística, por el solo hecho de concentrar los votos frente a cinco listas de oposición que son las que van en promedio a lo largo de Chile.

2021, un año entre temores y esperanzas

“Este año será un año atípico. Vivimos al mismo tiempo una triple crisis: sanitaria, económica y política. Las crisis son, por definición, momentos en los que las comunidades redefinen sus
prioridades, se protegen de las amenazas e imaginan formas de navegar los desafíos que se
plantean.”

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!