Veronica Pinilla

Veronica Pinilla

Ph.D. en Políticas Sociales y Administración, de la Escuela de Sociología y Políticas Sociales, The University of Nottingham; Magíster en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile; Administrador Público de la Universidad Central. Consultora Senior con más de 20 años de experiencia en el sector público, en temas vinculados a la reforma del Estado y modernización de las instituciones públicas, transparencia y empleo público. Docente de la Universidad de Valparaíso, y Autónoma. Panelista permanente de Radio la Clave, y Ciudadanos 360 de CNN.

¿Por qué Bolivia?

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Columna escrita en conjunto con Pablo Gutiérrez.

Con algo de estupor, nos hemos enterado de la renuncia del presidente Evo Morales a la primera magistratura del Estado Plurinacional de Bolivia, producto de una supuesta invitación de los altos mandos militares, con posterioridad a veinte días de paros cívicos en algunos puntos del territorio. Se menciona algo de estupor, porque ya en pleno siglo XXI a muchos latinoamericanos les parece inverosímil la posibilidad de un golpe militar clásico en nuestro continente.

Con la finalidad de desarrollar, en unas pocas líneas, el presente y devenir de Bolivia, se formularán y responderán algunas preguntas centrales de esta crisis. ¿Qué representa Bolivia en este hemisferio? País que tuvo una revolución nacional de corte peronista a comienzo de los cincuenta, interminables dictaduras militares, marginación de la mayoría de su población campesina e indígena, una división racial digna de los USA de los sesenta, escasos focos guerrilleros y difícilmente calificables de gravitantes y una estructura con una estatalidad que recién se empieza construir. No es el resumen histórico más acabado, pero se trata de relevar algunos de sus elementos centrales, con miras a construir una explicación de la presente coyuntura.

Para tratar de graficar la marginalidad de indígenas y campesinos, basta recordar a uno de sus últimos presidentes, Gonzalo Sánchez de Losada, que con una gran dificultad expresaba sus ideas en español, dada su formación norteamericana, en un país con más de 2/3 de población indígena, demostrando la lejanía de sus gobernantes con la realidad indígena de Bolivia. Por cierto, todos recuerdan como terminó ese episodio.

¿Qué llevó a Bolivia a este desenlace? Los episodios de esta tragedia, se resumen en tres actos: primero, un referéndum que rechazó la relección del Presidente Evo Morales; segundo, un recurso constitucional que lo habilitó a ser candidato; tercero, elecciones que se sindicaron como fraudulentos por la oposición y ambiguamente por la Organización de Estados Americanos.

¿Qué rol jugó la comunidad internacional? La comunidad internacional, particularmente la OEA, observó las elecciones presidenciales y realizó una auditoria de los resultados del 20 de octubre. En ambas actuaciones, aparecen curiosos antecedentes, que ponen severamente en duda el cumplimiento de su mandato. Primero, generó un alto nivel de incertidumbre en el resultado electoral, desde la misma noche de la elección, cuando en un comunicado del jefe de misión, en una extraña puesta en escena rodeado de observadores, acusaba una interrupción de la entrega de resultados y un inexplicable cambio de tendencia en los mismos. Segundo, no se ha aclarado hasta el día de hoy, que la interrupción a la que alude, no corresponde a los resultados definitivos, sino a un sistema de conteo preliminar, no vinculante, ni definitivo, llamado TREP (Transmisión de resultados preliminares). Tercero, una nueva singularidad fue la lectura de un informe preliminar de la Misión en Washington, cuando el proceso electoral aún no concluía, y aseveraba que “Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta.”, vale decir, no resultó relevante terminar de analizar técnicamente el proceso, que es la función principal de la OEA, porque el “contexto” político hizo recomendable llevar adelante la segunda vuelta. Cuarto, finalmente después de una seguidilla de hechos en Bolivia, la OEA emite un Informe apresurado, denominado “Hallazgos Preliminares”, donde concluye que éstos establecen la existencia de una elección viciada, después de analizar que el sistema informático del TREP era vulnerable, lo mismo que decir que si usted llega a su casa y ve las puertas y ventanas abiertas, es indicativo que le entraron a robar y no que usted tuvo el descuido de no dejarla cerrada.

¿La elección fue fraudulenta? La elección, como muchas en Latinoamérica adolecieron de falencias, como por ejemplo, el uso indebido de la posición de Jefe de Estado del candidato Evo Morales, historia que se ha repetido en todas las elecciones donde los mandatarios en ejercicio van a la reelección (se puede revisar cualquier Informe electoral OEA para probar esta afirmación), la caída del sistema de resultados preliminares, que ocurrió hace poco en Honduras, donde la OEA acusó apresuradamente fraude, para después “dejarlo ahí y retirarse lentamente”. Sin duda la mayor polémica que enfrenta Evo Morales es la reelección en contra de un referéndum, por vía jurisdiccional. En esto hay plena convicción que las relecciones indefinidas no son buenas fórmulas en nuestros sistemas democráticos, aunque este mecanismo ha sido utilizado desde el costarricense Nobel de la Paz Oscar Arias hasta recientemente con el hondureño Juan Orlando Hernández. Sin duda alguna constituyó una mala fórmula interponer este recurso, después de una votación popular, lo que ha pagado caro el sistema político boliviano.

¿Había otra alternativa al golpe? Sin duda había alternativas de corto y mediano plazo, todas dentro de la institucionalidad democrática, que podrían haber evitado las muertes y heridos de estos días. En el corto plazo, el Gobierno había aceptado la auditoria de los resultados electorales, renunciando a la injerencia en sus asuntos internos y había aceptado que cualquiera fuera el resultado, era vinculante para el Estado. En el mediano plazo, un Gobierno con estas dificultades, le hubiera resultado cuesta arriba un referéndum revocatorio, figura contemplada en la Constitución.

¿Qué viene para Bolivia? No cabe duda que las fuerzas de los Comités Cívicos, salvo que se reestablezca el orden por los militares, pueden ejecutar acciones de venganza contra los partidarios del MAS, así como estos, enfrentarse a fuerzas militares en Cochabamba para defender su Gobierno, mano a mano, cuerpo a cuerpo, con bajas humanas.  Desde el punto de vista internacional, la OEA debe activar la Carta Democrática y no amparar este Golpe de Estado, anteponiendo los principios de sus instrumentos jurídicos a la real politik. De apoyar una postura diferente, sería el fin de la Organización como foro principal de la democracia hemisférica, volviendo irremediablemente a su oscuro pasado. Dicho de otro modo, debe cuidar el restablecimiento de la democracia y no la imposición de fuerzas militares en los territorios. Por su parte, la oposición apostará a una nueva elección con exclusión del MAS, para señalar posteriormente que la normalidad democrática ha sido recuperada. Si así fuere, la lección será clara: la fuerza militar aún fija los destinos en nuestra Latinoamérica.

Más del autor

Queridos compatriotas

Cuando la elite actúa autoprotegiéndose, toma un camino equivocado y se equivoca, somos nosotros, personas comunes y corrientes, con las mismas debilidades que el resto, las que debemos tomar buenas decisiones.

Lo que no podemos olvidar

Resulta un deber de Estado, no permitir que las meras coyunturas nos condicionen negativamente decisiones estratégicas como país, así como, tampoco seguir alimentado la falta de espacios de deliberación que concluyan en hojas de ruta comunes y compartidas.

Más para leer

Se me muere un poco la ideología

“Un colega compartió un texto, de Quino supuestamente (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo.”

Artículo de Página 12: Murió Quino, el creador de Mafalda

Joaquín Salvador Lavado tuvo una extensa y aclamada carrera que lo llevó a recibir distinciones como la Orden Oficial de la Legión de Honor en Francia y el Premio Príncipe de Asturias en España. “Cuando pienso en que voy a abrir el periódico y no van a estar mis dibujos, me da más angustia y sigo dibujando. Es como ese jefe de estación que se jubila, pero vuelve todos los días para ver si los trenes pasan a horario”.

Artículo de El País: Vivian Gornick: “Estar sola es una postura política”

Observadora aguda y mordaz, la autora de Apegos feroces repasa su trayectoria feminista, celebra el rol cada vez más poderoso de la mujer y alerta de peligros como el dogmatismo, la corrección política o la “furia” emocional. Le preocupa la “cultura del rollo de una noche” y —dos veces separada— sostiene que estar sola es una postura política.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!