Recomendados

Recomendados

Ricardo Lagos en Clarín: “América latina está lejos de ser una sola voz”

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Contenido publicado en Clarín

“Si no me llega el agua caliente para tomar una taza de té, te declaro la guerra”, le advirtió a Néstor Kirchner. Estuvo exiliado en Buenos Aires, donde nació una de sus hijas, pero eso no impidió que el entonces presidente chileno Ricardo Lagos “amenazara” a su par argentino con iniciar una guerra.

Quería convencer a Kirchner de la necesidad de mantener a toda costa por lo menos 1,5 millones del total de 23 millones de BTU de gas que su país le compraba a la Argentina, para garantizar el uso residencial. Kirchner, que necesitaba 83 millones de BTU para la provincia de Buenos Aires, solo rompió el acuerdo por unas horas.

Poco tiempo antes, en 2001, aceptó el pedido de otro presidente argentino: Fernando de la Rúa, quien le pidió que interviniera ante George W. Bush para que FMI aceptara girarle un crédito a la Argentina de US$5 mil millones. Lagos, en un alto de la reunión del Grupo de Río, en Santiago, convenció a Condoleezza Rice de que Bush interrumpiera sus vacaciones para atenderlo.

Las dos anécdotas las recordó entre risas el referente de la Concertación chilena y presidente del país trasandino entre 2000 y 2006 en la segunda emisión de las charlas virtuales abiertas y gratuitas “El mundo después de la pandemia“, que forman parte de las celebraciones por los 75 años de Clarín.

El ex presidente chileno Ricardo Lagos entrevistado por Ricardo Kirschbaum. Se refirió a la integración regional. Foto: Andrés D’Elia

Entrevistado por el editor general Ricardo Kirschbaum, el ex presidente del Partido por la Democracia en tiempos de Augusto Pinochet, recordó sus interacciones con Kirchner y de la Rúa para contrarrestarlas con el diálogo insuficiente entre los jefes de Estado latinoamericanos en la actualidad. “Es muy triste la situación de América latina, porque en el pasado teníamos algunas instituciones; conversábamos todos los día por teléfono. Ahora la situación es más difícil. Tendríamos que hacer una reconversión de los países latinoamericanos. América latina está lejos de ser una sola voz”, sentenció.

El ex mandatario chileno cuestionó la falta de políticas de integración regional. “Nos Hemos quedado en siglas y no en cambios sustantivos. Después de esta postpandemia podemos tener un ámbito para conversar entre nosotros y ver qué es lo que tenemos que hacer para adelante. Es muy importante la relación que tengamos entre los países vecinos. Más vale que Chile y la Argentina estemos espalda con espalda para defendernos de este mundo global”, dijo.

El antecesor de Michelle Bachelet se refirió, por supuesto a los desafíos que plantea la pandemia. “Fue una lección de humildad para todos nosotros. Creíamos haber visto todo pero nunca imaginamos una pandemia de esta naturaleza ni que 3 mil de los 7 mil millones de personas que hay en el mundo, íbamos a estar encerrados en nuestras casas con todas las consecuencias que conocemos. Somos más pobres de lo que éramos ayer”, argumentó.

Lagos se refirió a las dos dimensiones de la pandemia: la sanitaria y el punto de vista económico; y señaló la necesidad de crear una instancia global y multilateral para hacer frente al coronavirus y a las próximas epidemias. “Hay dos instituciones que no existen (Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud), están deshilachadas y hay países continentes como Estados Unidos, China y la India, que viene avanzando. No estamos acostumbrados a un mundo de países continente que no escuchen y desgraciadamente hay varios que no están escuchando y hay una conflictividad creciente”, expuso.

“Así como el cambio climático obliga a reunirse una vez por año, es necesario que exista también una instancia que nos permita reunirnos para saber cuánto hemos avanzado y cuánto nos falta desde el punto de vista la pandemias, porque vamos a seguir viviendo con pandemias a futuro. Hay que pensar cómo podemos fortalecer la OMS y cómo podemos hacer que sea un instrumento para todas las vacunas y para todos los remedios para que no sea solo un esfuerzo individual de cada país sino en conjunto. La carrera de ver cuántos respiradores mecánicos había es poco elegante”, agregó.

En la misma línea, el ex jefe de Estado trasandino expuso que la OMS puede concentrar las compras colectivas y ordenar la estrategia sanitaria. “Los países tenemos algo que decir; no como ahora en ela que los países corremos por separado”, señaló. Por la misma razón, abogó la necesidad de una región más integrada con mejor representación en los organismos. “Necesitamos tener una cierta unidad para poder ser escuchados en un mundo cada vez mas global”, dijo. 

En la videoconferencia del ciclo que cuenta con el acompañamiento empresario de Pan American Energy, Desa y Techint, y con el auspicio de Newsan Crossfinder; Lagos insistió en la necesidad de pensar si las inversiones se utilizarán para regresar al mundo antes de la pandemia o para el que viene. “Hagamos de esta crisis una oportunidad y que las inversiones que hay que hacer nos ayuden en lo que tenemos que tener para ir hacia adelante”, señaló antes de sugerir como guía los desarrollos de Naciones Unidas par 2030, entre los que sobresale la disminución significativa de los gases de efecto invernadero. La preocupación del ex presidente chileno por la ecología no es nueva; fue enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas para tratar el cambio climático.

Por último, el ex ministro de Educación y Obras durante las gestiones de sus antecesores, Patricio Aylwin y Eduardo Frei,se refirió también a la necesidad de generar consensos para reforma la Carta Magna de su país, que calificó como “pétrea”. “Esta Constitución, la que tenemos, está inspirada en lo que dijo su autor Jaime Guzman: `cuando lleguen a gobernar lo que piensan distinto a nosotros no puedan llevar a cabo sus ideas porque la Constitución lo prohíbe`”, concluyó el ex mandatario. 

Más del autor

Más para leer

Los Herejes

Quizás la futura constitución debiera ser eso: Un proyecto herético que, al margen de dogmas, frases hechas y vociferaciones enajenantes, rescata como proyecto común el valor profundo de cada existencia.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!