Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

Se me muere un poco la ideología

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

He debido estar ausente y silenciosa. “Buena cosa” dirán algunos y buena cosa sería, digo yo, respecto de varios opinantes (¡Tantos momentos de silencio perdidos en estos tiempos!). Pero no es eso lo que, fiebre y tos covidios, me llevan a escribir. Mafalda y su filosofía sabia, saliente de la cabeza y mano creativas de Quino, han sido un costal en los momentos de duda, desilusión, descreencia humana y de falta de esperanza. Y sé que no estoy sola en esto tampoco. Somos much@s quienes nos hemos agarrado de ese humor a prueba de todo para seguir adelante, para seguir soñando. Supongo que esto aplica a lo que antaño llamábamos izquierdas y a lo que ahora han dado en llamar “progresismo”, quizás sólo siempre fue decencia y una pizca de inteligencia, de claridad y humanidad.

Un colega compartió un texto, supuestamente de Quino (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo. Ojalá que nuestra política también esté retrocediendo y salga de su actual confusión mental digna del comportamiento irracional, a veces violento y desconcertado de la demencia senil. Ojalá, quienes están más cerca de la niñez y la juventud energética y generosa – cuestión que, hemos visto, NO asegura la edad cronológica – tengan la claridad para focalizarse en lo importante y lo trascendente, ojalá no se enreden en los espectáculos tristes de las mesas políticas de baja monta a punta mensajillos por el medio social de moda. Ojalá votemos en grande y mayoritariamente

APRUEBO, CONVENCIÓN CONSTITUYENTE 

y podamos empezar a transcurrir en una vida política, o sea, colectiva, que vaya hacia algo mejor. Podemos si queremos, lo necesitamos. Nuestras ciudades pueden ser mejores, nuestras vidas pueden ser mejores… y ese mejor lo debemos definir entre tod@s. Algunas líneas, quizás gruesas, las dejaremos en la nueva Constitución, mis alumn@s las dejarán en sus memorias y tesis, tod@s en su oficio, en su contribución, en su arte y en su parte. No dejemos que a palos no abollen las ideas, los sueños o la ideología humana de Mafalda y su creador Quino. ¡Adiós a un grosso!

Más del autor

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Más para leer

Axel Callis en El Mostrador: Claves electorales para no suicidarse el 11 de abril

De los 138 cupos que se disputan a nivel de distritos –155, menos los 17 de pueblos originarios–, Chile Vamos entra con 42 ya electos, teniendo un mínimo de rendimiento (actualmente tiene 68 diputados con el mismo sistema) y perfectamente puede llegar a 60 o más constituyentes sin ser una sorpresa estadística, por el solo hecho de concentrar los votos frente a cinco listas de oposición que son las que van en promedio a lo largo de Chile.

2021, un año entre temores y esperanzas

“Este año será un año atípico. Vivimos al mismo tiempo una triple crisis: sanitaria, económica y política. Las crisis son, por definición, momentos en los que las comunidades redefinen sus
prioridades, se protegen de las amenazas e imaginan formas de navegar los desafíos que se
plantean.”

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!