Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

Sr. Presidente, no es lamento científico: es probidad e independencia.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Enero ha resultado “movido” –y a menudo chocante– en lo referente al financiamiento de la Ciencia, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación (Ciencia para abreviar) en Chile. Movido porque hemos visto la escandalosa asignación del mayor fondo (~193 MUSD) de inversión en Ciencia en nuestra historia. También se ha discutido el controvertido convenio entre la Agencia de Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) y la empresa minera Anglo American. Más cercano a mi propio quehacer, hemos permanecido en ascuas respecto de las nuevas condiciones para la investigación en áreas prioritarias (FONDAP), entre ellas cambio climático.

En su intervención en la inauguración del Congreso Futuro 2021, el Presidente de la República decía “Cuando hay tiempos de adversidad los pesimistas se lamentan, los optimistas esperan que las cosas mejoren” y luego, entre los logros de su gestión, resaltaba: “También estamos impulsando la creación del Instituto de Tecnologías Limpias (ITL) en Alianza con las Universidad más prestigiosas del mundo, el que se transformará en el instituto tecnológico más grande del país, con una inversión superior a los US$ 200 millones, financiada en conjunto por CORFO y el Consorcio de Universidades, y cuyos esfuerzos se concentrarán en desarrollar una “minería verde”, de bajas emisiones de CO2, el uso de la energía solar para estos procesos y el desarrollo una industria que agregue valor a nuestro recurso natural litio.” Resulta, Sr. Presidente, que la evaluación externa del proyecto ITL puso primero a un consorcio donde participaban las principales universidades chilenas y, ciertamente, la única universidad extranjera de prestigio. Pero en una decisión injustificable, en CORFO optaron por asignarle el concurso a un consorcio donde participa Associated Universities, Inc. (AUI) y algunas universidades privadas, no exactamente reconocidas por su investigación en energía o minería o tecnología. Por cierto, AUI es, y cito al rector Vivaldi, una corporación norteamericana sin fines de lucro fundada en 1946 para gestionar infraestructura compleja de investigación que sería financiada por el gobierno de Estados Unidos. La misma fue fundada por prestigiosas universidades de EE. UU. pero que no participan ni como mandantes ni como asociadas en el mentado ITL asignado. Si hubiesen sido las universidades prestigiosas estaríamos hablando de yanaconas. Pero ni siquiera se engañaron con cuentas de vidrio, simplemente parecen haber querido (hacernos) creer que AUI era otra cosa. Claro que por casi 200 millones de dólares del erario nacional resulta poco plausible argüir “buena fe”.  ¿O el concurso era a dedo porque la plata era “privada” pues provenía de una suerte de compensación negociada entre CORFO y SQM? (Sí, una de las empresas públicas privatizadas, en este caso regalada al ex yerno del dictador Pinochet, Sr. Ponce). No pues, es plata pública y su asignación debe ser transparente, fundada y sujeta al escrutinio público. Pero más importante aún, ¿cómo se puede llegar a la conclusión que universidades sin mayores antecedentes en los temas y asociadas con una oficina de gestión son el equipo que permitirá el despegue tecnológico de Chile en energía limpia y minería más sostenible? Como dirían los gringos en las universidades fundadoras de AUI: really?! Y a la hora de los “quibo”, Sr. Presidente, los 200 millones de dólares no están aterrizando entre quienes saben en Chile y si no se revierte la decisión, no servirán para el necesario desarrollo de Chile.

Tampoco fue muy alegre el convenio entre ANID y Anglo American donde la empresa ponía 3,5 MUSD para financiar investigación de montaña, justamente donde la empresa mantiene actividades. Una empresa, por lo demás, con disputas legales en curso o ya zanjadas en su contra (en la misma zona) y con una evaluación de impacto ambiental en curso. Y, por favor, notar que el problema no es que el sector privado ayude a financiar ciencia u hospitales o viviendas o educación o… El problema es cómo lo hace de manera de asegurar que, en este caso, la ciencia se piense libremente, independientemente, quizás generosamente para Chile y el mundo y no sólo para un ente económico particular. He aquí una idea: pagar sus impuestos y royalties. ¿Será muy peregrino, poco competitivo?

Al parecer, Sr. Presidente, tenemos un problema ideológico. Y no me refiero solamente a eso de izquierdas y derechas. Me refiero a que yo aprecio la ciencia como bien público, de los comunes dirían algunos. Una ciencia al servicio de todes, no de intereses particulares. Una ciencia hecha por todes quienes tengan el talento y puedan formarse. A veces por curiosidad, muchas otras veces con curiosidad que se gatilla porque el tema es prioritario. Por ejemplo, entender la complejidad y la sostenibilidad de nuestra vida en el planeta azul y, especialmente, desde este territorio y su gente. ¿Qué tal si mejor apostamos por Chile?

Más del autor

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Más para leer

Improvisación Electoral

Los gobiernos debiesen ser los principales impulsores del cuidado de las instituciones y no trasladarles presiones innecesarias que además son solo producto de la falta de pericia política y de la capacidad de anticiparse a tiempo a los hechos.

La mala educación

Piñera a estas alturas, ya se muestra tal cual ha sido siempre y sin disimulo, un derroche de anuncios vacíos, pero su poder ya no existe, es mínimo encerrado con un grupo de ministros -quizás el Comité Político más débil desde el retorno de la democracia- que se convierten en simples empleados que asienten y corren tras el jefe cuando éste se da vuelta y se va.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!