Alejandra Jorquera

Alejandra Jorquera

Muy malcriada y muy fóbica. Sobrina no reconocida de Radomiro

Tango para una Pandemia

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Paredón, tinta roja, roja como las marcas que ponemos cuando hacemos cruces reprobatorias en un texto pero también en un muro cuando necesitamos pintar la sangre. La pared que no existe para contener el avance de una muerte posible, porque los que tenían y tienen que levantar el paredón, se nos fueron de fandango e insisten en hacernos creer lo contrario.

Y aquí seguimos después de más de cien días y de miles de muertos y enfermos, con esas ganas tremendas de llorar, que a veces –cada día más- nos inundan con razón.

Y el corazón no está de olvido. El corazón está haciendo memoria, obligándonos a recordar todos los días que venimos de una vida, donde las sospechas eran otras y otros los miedos, pero también nos está pidiendo que anotemos con nombre y apellido a quienes les debemos las muertes que no debieron haber muerto.

La rabia se acumula, y los malévolos siguen sin tener vergüenza por haber sido, ni dolor por seguir siéndolo. Al contrario: van a comprar vinos con escoltas, abren ataúdes y nos cierran en la cara la esperanza, a pesar del derrumbe de arenas que tantas vidas se lleva a cada rato.

Y mientras todo esto se convierte en el día a día que respiramos con mascarillas, cloro y amonio, somos las criaturas abandonadas que cruzan sobre el barro del callejón cuando todas las puertas están cerradas y ladran los fantasmas.

Tango para una pandemia, pienso y escribo, aunque en mi casa no haya una gotera todavía. Tango para una pandemia, el bandoneón chileno que no le pone música de fondo a una curda, porque no estamos borrachos, estamos heridos de muerte.

Vamos cuesta abajo, allá donde el barro se subleva al ver cómo las cifras de los que sufren suben como una fea golondrina con motor. Vamos en la rodada y el duende de tu son, che bandoneón, esta vez no se apiada del dolor de los demás, porque los demás somos todos menos ellos, los cosos de al lado que parecen estar de fiesta a costa nuestra.

Los días siguen pasando, terribles, malvados, pena a pena, hambre a hambre, miedo a miedo, y humillando este tormento, nos mienten hasta los huesos calados y helados, sin asomo de pudicia.

Te cuento, Piñera que esta es tu condena y tu fracaso. Te digo, además, que no tendrás un corso de astronautas y niños con un val bailando
alrededor, aunque te escondas en el jardín donde se pasean los piantaos de verdad, que están libres de culpa. Te lo digo aunque nunca  leas lo que escribo en esta tarde gris.

REFERENCIA IMÁGEN: “Del pintor y creador catalán Antoni Tapies, obra “At Foll” (1973)”

Más del autor

Moho

Esta semana, cuando se cumple un nuevo aniversario del 11 de septiembre de 1973, pienso en todos los mitläufer chilenos que se acomodaron a las circunstancias sin cuestionarlas, llevando los ojos hacia el lado contrario de las murallas convertidas en paredones y que optaron por ver bolsas de basuras apiladas donde en realidad había cadáveres amontonados.

Ventanas

Quiero creer que estando ahí, Al-Suwaiti pudo decirle en silencio lo que necesitaba decirle, y que por esas cosas mágicas que solo pasan entre las madres e hijos, ella lo escuchó y murió sellando un pacto imaginario que les permitiera a ambos continuar más allá de la tristeza.

La ritualidad proscrita

La bolsa mortuoria es el nuevo traje de un muerto al que no lograremos vestir.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!