Radomiro

Radomiro

Todos somos todos

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Las cifras nos siguen acompañando. Salvo un día en que el número de contagios diarios se elevó por sobre los 400 casos, nuestra estadística sigue creciendo de manera aritmética y no exponencial, lo que nos hace abrigar más esperanzas de lo que se viene por delante. A la fecha, pero sabiendo que se viene lo peor, el sistema público y privado de salud está respondiendo.

Y quizás por lo mismo, es que sí debería alertarnos la laxitud en el cumplimiento de las normas y la frivolidad con la que muchos ciudadanos siguen actuando. De hecho, y obviando los casos de las personas que deben concurrir a trabajar, o no pueden dejar de hacerlo, sigue asombrando la gran cantidad de personas que infringen el toque de queda, las cuarentenas generales o particulares, y que abusan de los salvoconductos para hacer actividades que no son ni necesarias, menos todavía indispensables, y varias veces a la semana.

La experiencia de Italia y España nos evidenció que dichos países perdieron el partido en los primeros 5 minutos; y que la conducta inicial de la población fue decisiva para el devenir de los futuros acontecimientos. No hay nada que reemplace la conciencia y convicción colectiva, ya que por más estrictas y rigurosas que sean las normas, su cumplimiento y su efectividad descansan justamente en la voluntad común de ser acatadas y obedecidas.

Y es quizás por eso que resulta tan incomprensible el numerito del Presidente de la República con su foto en la zona cero de los incidentes con motivo del 18/10. Los adjetivos se hacen pocos, incluso después de leer a Carlos Peña este domingo, para describir lo infantil, frívolo, irresponsable, vulgar e incluso enfermizo detrás de una conducta semejante. Piñera no sólo se superó a si mismo y, de paso, nuevamente volvió a devaluar la dignidad de su cargo; peor, agita las aguas en un momento especialmente complejo, cuando el país requiere unidad de propósitos y respeto a su autoridad. Peor todavía, y en un burdo intento por zafar del problema, le vuelve descaradamente a mentir al país, dando una explicación que ha sido largamente desacreditada por las cámaras públicas y testigos del hecho. Para decirlo en breve, Piñera no deja pasar ninguna oportunidad para que nos sintamos avergonzados de nuestro Presidente de la República.

Se empieza a sentir la cruda realidad a la cual nos enfrentaremos. La cuarenta que algunos vivimos de manera privilegiada, nos ha permitido reflexionar y mirar a esa gran mayoría de compatriotas que lo está pasando muy mal. Llegará un momento en que no podamos o tengamos nada más que hacer. Y cuando ese tiempo llegue, sólo ruego tengamos la tranquilidad de saber que hicimos todo lo que estuvo en nuestras manos y que podamos acompañar a esos muchos que vivirán una pesadilla sanitaria, económica y social.

Estas semanas son claves para lo que viene por delante. Se espera que el peak de contagios se de entre la primera y segunda semana de mayo. Todo augura que las medidas de la autoridad no se levantarán para la próxima semana e incluso podrían hacerse más gravosas a corto plazo. Es el momento de cuidarse y cuidar a los otros. Ya habrá un espacio para reflexionar sobre los cambios que esta crisis ha producido y cómo deberemos pensarnos como sociedad. No es este el momento tampoco para las pequeñas rencillas o intentar sacar ventaja, sea política, económica o social. Este es el momento de cerrar los ojos, apretar los dientes, hacer todo lo que tengamos que hacer, y confiar en los que hemos construido y en lo que podremos reconstruir después de esta tragedia.

Más para leer

Desigualdades Atávicas

Mirar la historia nos hace pensar que el camino hacia la justicia que traerá paz y cohesión social requiere de profundidad y reflexión.

La falacia de “la economía”

La inquietud y la histeria emergen cuando la gente baja el consumo sacando, mayoritariamente, lo suntuario y quedándose con lo necesario.

A Lucho

Lucho era un viajante, un hombre en permanente movimiento, que llevaba consigo las historias que vivía, narraba, mezclaba y quien sabe, convertía en la verdad de las mentiras de un novelista.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!