Gloria De la Fuente

Gloria De la Fuente

Es cientista política de la Universidad Católica de Chile y doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. Presidenta de la Fundación Chile 21, miembro del Consejo directivo del Consejo para la Transparencia y miembro del Consejo Asesor permanente para la Reforma del Estado. Es también columnista y colaboradora de diversos medios de comunicación.

Un gabinete para el plebiscito

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

En un escenario tan complejo como el que vivimos – crisis sanitaria, política, económica, social –  es difícil hacer pronósticos sobre el nuevo gabinete, más allá de las cosas más o menos obvias – que son insoslayables por su significado- creo que el desafío está en tratar de dibujar el potencial escenario político que enfrentará esta composición en los próximos meses.

Claramente los cambios son una señal. La UDI sale fortalecida con dos ministros en el comité político y aunque uno de ellos es abiertamente distante de la actual conducción de ese partido, repone la fuerza del gremialismo en esa instancia de la toma de decisiones. 

 En este cuadro, este cambio obedece al intento de dar una respuesta a la crisis de la coalición de gobierno. En efecto, si hubo un damnificado con lo ocurrido con la aprobación del proyecto del retiro de fondo de pensiones fue el propio Mandatario, que no sólo no pudo ordenar al oficialismo (que ya venía dando muestras de estar algo desencajado), sino que tuvo que aceptar que contrario a todo pronóstico, que la iniciativa se aprobara con amplia mayoría y en medio de un contundente apoyo ciudadano, que se expresó en días previos con cacerolazos masivos. Fue sin duda este escenario el que obligó a promulgar la iniciativa sin recurrir al veto ni al Tribunal Constitucional, para hacer de una vez la pérdida.

La merma también se produjo al interior de Evopoli. No sólo en días previos fue el presidente de esta tienda el que se vio impulsado a renunciar, sino que con el cambio salió también el titular de interior que había sido sujeto de muchas críticas desde el oficialismo. Un desafío importante de esa tienda será como vuelve a encausar el rumbo y ganar espacios de poder en momentos donde su liderazgo y su identidad parece desdibujada en el mapa de Chile Vamos.

El cambio también significó apaciguar las aguas al interior de RN, donde sus dos figuras importantes, Mario Desbordes y Andrés Allamand, venían hace meses enfrentados por sus posiciones políticas frente a la situación del país después del estallido social, lo que evidentemente, en este cuadro, generaba una tensión aún mayor para todos los actores. Ambos fueron designados a secretarías de Estado importantes, pero que no están en la coyuntura política, lo que probablemente hará que se mantengan alejados del debate contingente. Una gran interrogante que se abre al respecto, es quien será el actor que reemplace el rol que tan bien cumplió el ex presidente de RN en el diálogo con las distintas oposiciones.  Actor clave desde el estallido social, será difícil encontrar una figura que pueda cumplir este rol.

Hecha esa lectura, el gabinete político que se configura tendrá un rol clave en los desafíos que vienen para el país. No solamente deberá mostrar conducción y claridad en el manejo de la pandemia y sus consecuencias económicas y sociales, sino que también deberá mostrar habilidad política para conducir adecuadamente la vía institucional para resolver la crisis que se generó con el estallido social de 2019 y que claramente, después de las manifestaciones ocurridas en los últimos días, aún en estado de confinamiento, son una potente señal de que la ciudadanía no está aletargada, sino que atenta a lo que el mundo político sea capaz de hacer para responder a sus demandas. En lo inmediato, el recién nombrado ministro SEGPRES tendrá un rol clave. Hay poco tiempo e iniciativas que promover en el parlamento para garantizar que el plebiscito se realice de manera segura y con todas las condiciones que requiere un evento de esta magnitud.

Al mismo tiempo, más allá de que los ministros UDI se han mostrado – uno desde siempre y otro recientemente- partidarios del “rechazo”, tendrán igualmente la labor de devolver la confianza en la ciudadanía que los conflictos profundos de esta sociedad pueden resolverse por la vía institucional. Si no se toman las medidas adecuadas y no se generan señales correctas al respecto, no es de extrañar que vuelva a imponerse un escenario de vacío político, cuyas consecuencias pueden ser insospechadas. 

Más del autor

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!