Eugenio Severin

Eugenio Severin

Cofundador y director ejecutivo de “Tu clase, tu país”. Ha sido consultor internacional en educación para instituciones como UNESCO, BID, Banco Mundial y otras. Fue Especialista Senior en la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo desde el 2008 hasta 2012. Trabajó desde 2003 y hasta el 2008 en la Fundación Chile. Fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de Chile entre el 2000 y el 2002 y luego fue Director Nacional de la Oficina de Asuntos Ciudadanos del mismo Ministerio.

Volver a humanizar la educación

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Se pregunta Yuval Harari, en su interesante y provocador ensayo “Sapiens”, qué explicaría el triunfo del homo sapiens sobre todas las otras especies humanas que cohabitaron este planeta, y sobre toda otra especie. Concluye, fundada y convincentemente, que el factor diferenciador fue la capacidad humana de compartir historias, relatos en los que acordamos creer colectivamente, y que nos convierten en una comunidad.

Una de las razones por las que me gusta tanto esta hipótesis es que si los relatos e historias compartidas son lo que nos convierten en comunidad humana, entonces la educación es la herramienta fundamental que nos permite construir esa comunidad, definiendo sus contenidos y formando a cada uno de sus miembros.

Las condiciones inesperadas y extraordinarias que enfrentamos como especie, nos deben hacer recordar este mandato esencial para todo educador y educadora, y que se extiende a quienes tienen responsabilidad sobre los sistemas educativos (ministros, parlamentarios, funcionarios públicos, universidades y presidentes): la educación es generadora de humanidad.

A veces podemos pensar que la educación son las salas y las escuelas, o el currículo y la evaluación, o la gestión escolar y las normas que la regulan. Pero no, todos esos son sus instrumentos y medios, pero la educación es lo que hacemos para preparar y formar a cada persona para que desarrolle su máximo potencial como miembro de su comunidad. 

Sería como confundir el juego con la pelota, el arco, el reglamento y la cancha. Desde niños aprendimos que cualquier terreno, esquina o pasaje puede ser cancha, que dos chalecos alcanzan para hacer un buen arco, que hasta una caja puede ser una pelota, y que el reglamento en el barrio es flexible. Lo importante es el juego.

El contexto de la pandemia ha suspendido, en el mundo entero, muchos de los medios e instrumentos a los que estábamos acostumbrados. Por eso es más relevante que nunca, preguntarse por lo esencial. No sólo para asegurar que mientras duren estas condiciones de excepción sigamos acompañando el desarrollo del máximo potencial de las personas, lo que nos obliga a cambiar las condiciones de apoyo para docentes y escuelas de manera urgente. Más que obsesionarnos con el retorno de la formas, nuestro desafío del presente es garantizar el fondo de nuestro compromiso educativo. Y frente a ello, no hay excusa que valga. Para nadie.

El momento nos ofrece además la oportunidad de, recordando lo importante, preguntarnos cómo queremos que sea el sistema educativo después de la pandemia, cómo aprovechamos la oportunidad detrás de la crisis, para repensar juntos qué queremos que nuestra educación ofrezca a cada persona para hacernos parte integral, activa y conciente de una comunidad humana mejor de la que encontró el coronavirus hace ya cuatro meses.

Más del autor

Otra educación para Chile (2/3)

Frente a la estandarización, un nuevo paradigma debiera proponerse sobre la base de la diferenciación. El mundo del siglo XXI, y en particular el desarrollo de la psicología y la neurociencia, ha confirmado una y otra vez que los seres humanos tenemos enormes diferencias entre nosotros, y que eso no constituye un problema, sino una tremenda oportunidad.

Otra educación para Chile (1/3)

La UNESCO propone cinco dimensiones para considerar la calidad de la educación: pertinencia, relevancia, equidad, eficiencia y eficacia. Nuestro paradigma educativo actual es casi ciego a las primeras cuatro dimensiones y solo mide su eficacia, en la que para colmo, sus resultados no son buenos.

Educación remota no es educación virtual

Según datos del Banco Mundial, este esfuerzo ha tenido como resultado, a nivel global, que aproximadamente un tercio de los estudiantes han logrado acceder a una continuidad educativa razonable, otro tercio a experiencias muy pobres, y un tercio no ha tenido ninguna oportunidad de continuidad educativa.

Más para leer

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!