Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

Walking around y otras letanías

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

“Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.”

Este poema de Neruda me ha gustado siempre, ¿será por el amor de los 15 años? ¿será por lo vanguardista o por lo humano que es cansarse de vez cuando? Cansarse de sí mism@ y de las boticas y el olor de peluquerías…del mundo. Hace pocos días nos abrazábamos deseando un mejor tiempo, un mejor Chile y un mejor mundo…y aquí estamos viendo ayatolas y payasos a cargo de armas que nos pueden destruir a tod@s. Y al Ejército y la Armada reivindicando asesinos, carajetes de nuestra historia. Y al primer ministro de Australia aún negando el cambio climático antrópico a pesar de la trágica evidencia. ¡Tantos estúpidos poderosos!

“Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche
.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.”

¿Cómo emerger de la tristeza, del desgano, de la desesperanza? Quizás caminando, vagando por la tierra…votando apruebo, soñando a pesar de la estupidez de los estúpidos, de los asesinos, de los egoístas. Eso, al fin, es lo que más les duele y termina venciéndoles: el volver a levantarse, el secar las lágrimas y recuperar la alegría, esa que sigue pendiente y que habrá que construir…walking around

Más del autor

¿El futuro?: una cuestión de porfía buena

Supongo que día a día hago eco del optimismo porfiado en el contexto de cambio climático y en el contexto, por ejemplo, de nuestra nueva constitución. Con ese convencimiento voté apruebo y convención constitucional. Con esas ganas profundas trato de transmitir a la generación de nuevos profesionales y científicos la capacidad de maravillarse ante las complejidades de este mundo perturbado por nuestras malas decisiones y proveerles las herramientas de análisis y síntesis para que piensen, creen, cuestionen, propongan, argumenten y sustenten los nuevos paradigmas de las ciencias, de los quehaceres y los quereres.

Celebrando 178 años de la U

Si hay algo que caracteriza a la U es la pluralidad. Por sus aulas y pasillos se escuchan todas las opiniones y, a menudo, se debe ejercitar el respeto a la diferencia. Hay días en que eso requiere mucho esfuerzo. En otros días, se hace más fácil. Siempre, de la contraposición de ideas (no de mentiras) y el diálogo emergen mejores ideas y se afinan los argumentos. No todas las opiniones derivan de sesudos análisis y fundamentos filosóficos. A veces, las opiniones son gritos de esperanza y sueños de gente joven, llena de pasión.

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Más para leer

Artículo de El País: “Kamala Harris: del ‘black power’ a la Casa Blanca”

Hija de india y jamaicano, Kamala Harris se crio en los ambientes del black power de la bahía de San Francisco. Pronto sintió el deseo de una vida política trepidante. No defraudó a nadie: fiscal de distrito, fiscal del Estado, senadora, candidata presidencial… y hoy primera vicepresidenta en la historia de Estados Unidos. ¿Se detendrá ahí? Nadie lo cree.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!