Laura Gallardo

Laura Gallardo

Laura es de la U: su *alma mater* es la U y es, orgullosamente, profe de la Escuela de Ingeniería y Ciencias. También y, a pesar de todo, es de la U desde mucho antes que las S.A, más bien desde los pretéritos clásicos universitarios. Científicamente le ocupan los impactos humanos sobre el Sistema Climático y los cambios paradigmáticos por los que debe atravesar el mundo y la ciencia. Esto último viene de su otra influencia: la U de Estocolmo donde se formó como investigadora.

Walking around y otras letanías

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

“Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.”

Este poema de Neruda me ha gustado siempre, ¿será por el amor de los 15 años? ¿será por lo vanguardista o por lo humano que es cansarse de vez cuando? Cansarse de sí [email protected] y de las boticas y el olor de peluquerías…del mundo. Hace pocos días nos abrazábamos deseando un mejor tiempo, un mejor Chile y un mejor mundo…y aquí estamos viendo ayatolas y payasos a cargo de armas que nos pueden destruir a [email protected] Y al Ejército y la Armada reivindicando asesinos, carajetes de nuestra historia. Y al primer ministro de Australia aún negando el cambio climático antrópico a pesar de la trágica evidencia. ¡Tantos estúpidos poderosos!

“Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche
.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.”

¿Cómo emerger de la tristeza, del desgano, de la desesperanza? Quizás caminando, vagando por la tierra…votando apruebo, soñando a pesar de la estupidez de los estúpidos, de los asesinos, de los egoístas. Eso, al fin, es lo que más les duele y termina venciéndoles: el volver a levantarse, el secar las lágrimas y recuperar la alegría, esa que sigue pendiente y que habrá que construir…walking around

Más del autor

Una “suequedad” necesaria: Folkhemmet

Viví en Suecia por diez años y aún tengo muchos lazos fuertes con ese país remoto del norte, entre otros su exótico idioma. Uno de mis hermanos dice que me resultó muy fácil adaptarme a Suecia y aprender sueco porque siempre me salió natural “hacerme la sueca”. La verdad, aún me cuesta hacerme la sueca lo suficiente, dice mi psiquiatra.

Entre mentiras y silencios perdidos: porfiar con la alegría

Y nos dirán que no es práctico, que no sirve, que no estamos viendo la realidad, que somos tontos, que no sabemos, que…. Y esas peroratas infinitas que siempre dicen, pero hay que porfiar con la alegría. Y a la alegría, ya sabemos, hay que defenderla, como decía Benedetti, aún de la alegría.

Se me muere un poco la ideología

“Un colega compartió un texto, de Quino supuestamente (¡poco me importa si no, igual es bueno!), que tocaba lo bueno que sería que la vida transcurriera al revés. Así, dice, superaríamos la pena de la muerte de una vez y terminaríamos yéndonos de la vida en un orgasmo.”

Más para leer

La porfía de la dignidad

Uno de los principales hallazgos fue que, junto con el derecho a un salario justo y oportuno (reivindicación histórica que de hecho da origen a la existencia de los sindicatos), se mencionaba fuertemente como demanda el derecho de las y los trabajadores a recibir un trato digno.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!