Jorge Navarrete

Jorge Navarrete

Abogado y columnista. Marido de una y padre de cuatro. Fanático de la U, adicto al grunge, la piscola y al Marlboro corriente. Mis bienes materiales más preciados son una moto, la citroneta, dos skates y un artilugio para volar. Como buen Libra, equilibrado por fuera y desequilibrado por dentro.

Lemebel

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Salí del Normadie en silencio y caminando por el paseo Bulnes me sentí algo triste. No era una pena condescendiente por la sufrida vida que tuvo el artista, sino más bien tenía una sensación de ingratitud.

Esa ingratitud por no haber antes valorado su talento, por no haber antes admirado su consecuencia, por no haber antes reconocido su sacrificio. Lemebel, al igual que muchos en Chile, tuvo una vida dura. Es duro ser pobre, pero más todavía –especialmente en esa época- si además de ser pobre, eres artista, homosexual y activista.

Como varios, descubrí tarde a Lemebel. Me maravillé con la elegancia de su prosa, más cuando relataba brutalidades que no se pueden decir de manera elegante. Me sedujo su capacidad para describir situaciones y personas extrañas, al punto de hacerlas amables y cotidianas. Gocé con sus libros y más todavía con sus crónicas, las que releo a menudo, siendo mis favoritas las de “Adiós Mariquita Linda” o las relatadas en “Zanjón de la Aguada”.

Pedro Mardones nunca quiso salir de donde estaba, ni superar nada, ni menos renegar o disfrazar lo que era. Su vida, y tal como lo muestra el magnífico documental dirigido por Joanna Reposi, fue una constante lucha por visibilizar y mostrar lo que su mundo representaba. Su arma fue el arte visual primero y la literatura después. Y aunque fue un provocador violento, su rabia jamás oscureció su talento.

Quizás con contadas excepciones, como fue el caso de Gladys Marín, fue marginado, excluido y despreciado por todos quienes se lavaban la boca, ayer y hoy, con el discurso de la igualdad. Lemebel incomodada a la elites, especialmente a esa izquierda homofóbica y moralista, la que muy tarde, demasiado tarde, reconoció el valor y testimonio de su lucha; y que hoy, con algo de oportunismo e impudicia, intenta apropiarse de su figura y legado.

Lemebel no tenía límites. Maltrató su cuerpo de manera tan brutal, como la injusticia maltrata a los más pobres. Entre el alcohol, las drogas, el tabaco y el desenfreno sexual, fue muriendo lentamente en un largo sacrificio, en lo que a ratos pareció una infinita y eterna noche de incomprensión y soledad. La misma que lo rodeó por llevar al limite y de manera radical su causa, la que también estuvo plagada de arbitrariedades y odiosidades para con otros.

Lemebel no quería tener amigos o simpatizantes. Amó y odió con igual pasión y desmesura. No fue un héroe ni tampoco un mártir. Fue simplemente un hombre que hizo de la exuberancia una causa política, social y estética; viviendo con una intensidad que sólo puede generar admiración y envidia.

Más para leer

Desigualdades Atávicas

Mirar la historia nos hace pensar que el camino hacia la justicia que traerá paz y cohesión social requiere de profundidad y reflexión.

La falacia de “la economía”

La inquietud y la histeria emergen cuando la gente baja el consumo sacando, mayoritariamente, lo suntuario y quedándose con lo necesario.

A Lucho

Lucho era un viajante, un hombre en permanente movimiento, que llevaba consigo las historias que vivía, narraba, mezclaba y quien sabe, convertía en la verdad de las mentiras de un novelista.

Quién sabe, hay que preguntarle a Radomiro

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Mantente al día con las novedades de Entrepiso y suscríbete para que la información llegue directamente a tu correo electrónico!